SOBRE LA SIERRA ECUATORIANA…

Desde la sierra

Desde la sierra

Dejando Quito a nuestras espaldas, hemos pedaleado sobre la columna vertebral del Ecuador, nuestra elección de conocer la sierra andina de este país ha sido un gran acierto.  En 10 días de travesía hemos disfrutado y apreciado la rica cultura indígena, hemos compartido de sus fiestas, de sus bailes, de sus ferias, de sus comidas y tradiciones.

Chagras

Chagras

La lluvia nos acompañó saliendo de Quito, recorrimos unos 45 kilómetros y salió a nuestro paso el pueblo de Machachi, empapados y cansados, decidimos pasar la noche ahí, y que noche… cuando fuimos al centro nos encontramos con las fiestas típicas del lugar, ese día bendecían al CHAGRA del año, los chagras son los hombres que trabajan en el páramo, que cuidan los cultivos y animales y se enfrentan día a día al clima frío y a lo inhóspito de la sierra alta.

Chagras a caballo

Chagras a caballo

La fiesta no paraba, y Wagner con su cámara captaba cada movimiento, cada baile, cada rostro, cada personaje… al final, por andar de paparazzi, lo sacó a bailar una de las reinas chagras a la mitad de la plaza. La fiesta nos hizo quedarnos una noche más, y aunque nosotros nos fuimos a dormir temprano, la música aún se oía al amanecer… las fiestas duran hasta 1 mes, son gente con mucha energía que bailan y bailan su música, los grupos son en vivo y tocan sones cien por ciento ecuatorianos.

Bailes en Machachi

Bailes en Machachi

Después de dos días de recibir esa energía, nos enrumbamos hacia Latacunga, la capital de la provincia de Cotopaxi, esperanzados de poder apreciar ese volcán nevado que llama a tantos visitantes nacionales y extranjeros, después de mucho andar, de rodearlo desde carretera, no dejó verse; tan solo asomó un momento su blanca corona y de  nuevo se escondió detrás de las tupidas nubes. Así que continuamos viaje al sur sin poder recibir esa fuerza volcánica que esperábamos… pero seríamos premiados días después.

Cultivos

Cultivos

El camino por la sierra es sumamente quebrado, uno sube y sube y sube, para después bajar, bajar y bajar; por lo general se mantiene en alturas entre 2800 a 3400 metros sobre el nivel del mar, suele estar nublado, muy frío (12 a 15 grados centígrados) y de vez en cuando deja caer una garúa o lloviznas que hacen que nuestras manos, narices y orejas se entuman. Así fue nuestro paso hacia Ambato, no sin antes degustar un delicioso helado en el pueblo llamado Salcedo, famosos por la combinación de sabores y colores, es de palillo pero tiene una variedad de mezclas que el paladar agradece; la sierra también se adorna con lagunas y lagos,

Laguna de Yambo

Laguna de Yambo

muchos de ellos naturales, producto de miles de años de formación y de leyendas que rozan con el realismo mágico latinoamericano, al lado de la carretera, cuando íbamos buscando Ambato nos encontramos con una de ellas, la Laguna Yambo… su color esmeralda nos tentó, detuvimos el paso y dejamos que el tiempo tomara su ritmo, nuestras miradas se perdieron en el horizonte, mientras apreciábamos el paisaje que nos rodeaba. Inspirados llegamos a Ambato, una ciudad convulsa e inquieta, sus calles y mercados llenos de indígenas que comercializaban sus productos, hablaban sus idiomas, mostraban sus costumbres, se ganaban el sustento del día.   

Mercado de Ambato

Mercado de Ambato

Salir de Ambato fue duro, no solo por lo auténtico de su esencia sino por las duras pendientes que nos esperaban, no sabíamos porque cada vez las cuestas costaban más, el pulso aumentaba y el aire escaseaba. El altímetro de nuestro reloj no paraba de subir, y cuando este marcó 3810 metros sobre el nivel del mar, el frío nos carcomía los huesos, nuestras quijadas sonaban como maracas y el sudor se congelaba bajo nuestras ropas; el viento sopló fuerte, como si quisiera botarnos, pero no… lo que en realidad estaba haciendo era regalándonos uno de los espectáculos más impresionantes que hemos vivido hasta ahora EL CHIMBORAZO se levantaba valiente, imponente, soberbio a nuestra derecha.

El Chimborazo

El Chimborazo

Cuando le vimos fue inevitable detener nuestras bicis, permitir que las emociones nos asaltaran, permanecimos en completo silencio frente aquel majestuoso volcán de 6310 msnm que vestido con fría y suave nieve nos dejó sin palabras.  Los minutos pasaron y nosotros atónitos no dejábamos de apreciarlo, de fotografiarlo, de tatuarlo en nuestras pupilas y en nuestras almas… el frío cambió, se hizo más intenso, más penetrante, más protagónico; nos encontrábamos en la zona de los nevados, definitivamente, era la provincia del Chimborazo, el corazón de Ecuador.

La provincia Chimborazo

La provincia Chimborazo

El espectáculo nos envolvió y perdimos la noción del tiempo, así que tuvimos que descender hacia Riobamba más aprisa de lo acostumbrado, el reloj marcaría pronto las 5 de la tarde por lo que nuestro descenso fue muy fuerte (bajamos 1000 msnm en menos de 40 minutos) lo cual trajo sus consecuencias… a Wagner el mal de altura no le afecta de subida, sino de bajada, fue entonces cuando el mareo, las nauseas y el hormigueo en las manos nos obligó a parar, se bajó de la bici pero no pudo subirse más… el frío cada vez era mayor y la inactividad de Wag le hizo sufrir principios de hipotermia… todo esto nos obligó a terminar nuestro día en Riobamba, con un buen baño y muchas cobijas.

Nosotros...

Nosotros...

Ya recuperado y con el Chimborazo de fondo, al salir el sol, y medio calentar la mañana, arrancamos hacia Guamote, un pueblo que nos esperaba como a 45 kilómetros al sur.

Trabajando al pie del Chimborazo

Trabajando al pie del Chimborazo

No nos cansábamos de fotografiar el impresionante paisaje, las comunidades indígenas que acompañan la carretera y los miles de caminos que se dibujan en las montañas que sin duda se dirigen hacia otros pueblos e historias.

La Laguna de Colta

La Laguna de Colta

Ahora, la carretera nos ofrecía tramos muy planos pero en alta montaña, como pequeños altiplanos, la Laguna de Colta con muchas historias prehispánicas se divisaba al lado, los cultivos de maíz, trigo y cebada daban color al árido camino, las ovejas sin trasquilar berreaban a nuestro paso, las casas de adobe, madera y teja albergaban a esos indígenas de escasa dentadura que se arropan de coloridos paños de lana y cubren su cabellera lacia y negra con sombreros vestigios de la colonia. Nos saludaban al pasar, nos decían palabras que no entendimos y uno que otro niño desde la montaña nos gritaban “gringos”. La montaña se torna silente, solitaria, enigmática, mágica… como si el tiempo se detuviera, como si toda la naturaleza le rindiera homenaje a la montaña nevada que dejábamos atrás.

 

Entre trigo, cebada y adobes

Entre trigo, cebada y adobes

Ovejas

Ovejas

La carretera panamericana está en constante mantenimiento, por lo que a unos kilómetros delante de nuestro paso los hombres trabajaban asfaltándola; cuando llegamos hasta ahí, no nos quedó más remedio que avanzar entre vagonetas, aplanadoras y calles recién asfaltadas;

ingrato asfalto

ingrato asfalto

sin quererlo y sin percatarnos quedamos en medio de un tramo que olía a petróleo fresco, el asfalto líquido recién puesto nos atrapó, tuvimos que seguir cleteando en medio de ese chicloso material, pero quienes sufrieron más fueron don Cleto y doña Cleta, pues sus zapatos (llantas) quedaron forradas totalmente de esa mezcla, que les ha llevado más de 4 días de ruedo para poder desprenderlo.

 

Mujeres indígenas

Mujeres indígenas

Por nuestro lento avance gracias al “recauche” de llantas, llegamos a Guamote algo tarde, la feria indígena que engalana al pueblo todos los jueves fue motivo suficiente para quedarnos dos noches en ese pueblo. Gracias a que hemos podido seguir las noticias sobre la situación política hondureña y además de que hemos escuchado por radio y televisión los discursos del presidente del Ecuador, Rafael Correa; Wagner soñó, una de esas noches, que conocíamos personalmente a Correa, que al vernos en bici nos invitaba a formar parte de su comitiva, de su caravana…nos reímos un rato por tan gracioso sueño. Así emprendimos pedal hacia el siguiente pueblo, ALAUSÍ, muy famoso por su belleza y por su tren de alta montaña, de camino nuestro caballito Rosendo encontró con quien hablar

Rosendo y sus amigos burros

Rosendo y sus amigos burros

…cuando llegamos allá y como si fuera premonición, ese día se presentaría el presidente Correa a inaugurar el nuevo tren turístico, y para tal acto se preparaban fiestas en el pueblo…. no parábamos de reír… así que sacamos los mejores trajes de nuestras alforjas (los mismos de siempre), nos bañamos, nos perfumamos y nos unimos al festejo…. Ahí le vimos, le escuchamos, le fotografiamos y hasta lo saludamos.

 

Correa dando discurso

Correa dando discurso

Sombreros

Sombreros

Después de nuestro encuentro presidencial, y de una larga y bulliciosa noche, regresamos a las pendientes, frente a nuestros ojos se levantaba una cuesta enorme que debíamos atravesar para buscar Chunchi, nuestro próximo destino, tardamos casi una hora subiendo semejante montaña, el viento detenía nuestro avance, pero al final, lo que parecía inalcanzable, logramos coronar la cumbre. El camino no dejaba de subir y de bajar, los columpios eran largos y la carretera en mal estado y lastreada nos acompañó por muchos kilómetros. Casi no pasaban vehículos, el sol pegaba fuerte pero se enfriaba con el helado viento, después de sortear las piedras del camino y lograr de nuevo el pavimento, nos percatamos que la llanta trasera de Wagner estaba estallada… nos detuvimos a cambiarla, serían las 2 de la tarde, aún era temprano pero la soledad de la carretera nos inquietaba… terminaba de arreglarla cuando las sirenas de la policía se acercaban, dos motocicletas encabezaban una caravana… era de nuevo el presidente Correa quien con la ventana abierta y una amplia sonrisa paso a nuestro lado saludándonos. Lo único que faltó fue que nos invitara a formar parte de su caravana para cumplir el sueño de Wag… Definitivamente, los sueños, por más ilógicos que parezcan, se pueden hacer realidad.

 

Adobes

Adobes

Nuestro paso por la sierra ha sido increíble y aunque teníamos pensado entrar a Perú igualmente sobre montañas, hemos tenido que cambiar de planes debido a la grata noticia que recibimos de parte de la Federación de Ciclismo de Perú, quien en la persona de su presidente Ronal Pérez quien nos invita al evento RETO DE LOS MISIONEROS, una actividad de ciclismo de montaña en la que participan nacionales y extranjeros y quieren que nosotros les acompañemos para darle más realce internacional… esto nos halaga por lo que aceptamos ir allá, eso sí, debemos ganar tiempo y la costa peruana nos ayudará a eso.

 Hoy estamos en Cuenca a menos de 200 kilómetros de la frontera, el evento se celebrará en la cordillera blanca del Perú, en el Departamento llamado Junin, cerca de Lima, nos separan 1500 kilómetros y debemos recorrerlos en un mes… como ven, lo que nos espera es duro, pero sabemos que lo podremos lograr (Dios primero). Les dejamos el link para que se enteren de la actividad y por que no?, alguno se antoje de participar: www.perunavigator.com/retodelosmisioneros

Aprovechamos para agradecer a los Cuerpos de Bomberos del Ecuador, de Machachi, Latacunga, Ambato, Guano, Riobamba, Guamote, Alausí, Chunchi y a la Escuela Nacional de Bomberos de Cuenca pues sin ellos sería muy dificil este viaje… mil gracias por darnos hospedaje, buenas horas de conversación y miles de historias compartidas….

Bomberos de Ambato

Bomberos de Ambato

Bomberos de Guamote y su perro Matías

Bomberos de Guamote y su perro Matías

About these ads

~ por suramericaencleta en 20 julio 2009.

5 comentarios to “SOBRE LA SIERRA ECUATORIANA…”

  1. Impresionante el Chimborazo, hasta se me puso la piel de gallina cuando vi la foto!!!
    Y Wagner con sus sueños jajaja me he reido como loquita.
    Cuídense en las alturas, Sueters, bufandas, pasamontañas o jackets, lo que sea pero abríguense, dicen que el Té de Coca es buenísimo para acoplar el cuerpo a semejantes cambios de altura, y trankilos, es super legal ese té. jajaja
    Un beso mis hermanos lo quiero mucho!!

  2. Hola:

    Como les ha ido en su viaje… estaba pensando que cuando vayan a beasil como van a hacer con el idioma, de todos los paises que van a visitar brasil es el unico en donde el idioma va a ser un problema… eso creo.. espero que no… me cuentan

    un abrazo

  3. espero que les haya gustado mi tierra es lo mejor que hay en el mundo lleva este comentario a todos tus amigos de todas nuestras costumbres y tradiciones yo estraño mi pais ya que me encuentro lejos pero nunca me olvido

  4. Muy bueno ese es mi ECUADOR

  5. pongan las tradiciones

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores

%d personas les gusta esto: