CERRAMOS ECUADOR CON BROCHE DE ORO

Catedral de Cuenca

Catedral de Cuenca

CUENCA: la última ciudad grande que conocimos del Ecuador, simplemente preciosa, muy limpia, ordenada, con una arquitectura muy colonial, llena de iglesias, callejones de piedra, cientos de gradas y rodeada de 4 ríos.

Calle en Cuenca

Calle en Cuenca

Pasearnos por ella fue como viajar en el tiempo y trasladarse a épocas cautivas en la historia. No hubiéramos disfrutado tanto de esta hermosísima capital de la provincia de Azuay si no hubiera sido por la especial hospitalidad y atención que nos prestaron dos grandes instituciones locales. La primera de ellas fue la Escuela Nacional de Bomberos de Cuenca, llegar a ella nos significó rodear casi toda la ciudad y percibir sus rincones, sus colores, sus secretos…

Torre de contenedores

Torre de contenedores

En los bomberos nos habilitaron uno de los espacios más particulares en los que nos hemos hospedado, nos dieron a escoger entre los 4 pisos de la torre de entrenamiento que esta hecha de contenedores y que en su interior se conecta por una escalera caracol; generalmente la utilizan para prácticas con los candidatos a bomberos, nos cuentan que la incendian y realizan simulacros en espacios confinados para la búsqueda y rescate de presuntos pacientes… ahí, en el tercer piso, decidimos levantar nuestro campamento. Pasamos dos noches ahí, y aunque nuestra “casa” se congelaba de noche que hasta nos hizo dormir con gorro, guantes y a penas asomando las narices, el calor humano ofrecido por los bomberos compensaban esas horas de lucha contra el frío… compartimos mucho con ellos, tomamos café, nos mostraron su espectacular equipo, camiones e instalaciones, y hasta nos regalaron un gorro bomberíl para combatir el frío.

Bomberos de Cuenca

Bomberos de Cuenca

almuerzo en casa de Geovanny y Angélica

almuerzo en casa de Geovanny y Angélica

Geovanny, uno de ellos, al escucharnos hablar de nuestro viaje y de nuestro sueño mientras disfrutábamos una humeante taza de café nos extendió la invitación de almorzar con él y su familia al día siguiente, y pues como un bocado y un buen momento no se le niega a nadie, la siguiente tarde pasamos unas horas con ellos, degustando de un almuerzo muy especial.

Cuenca nos traería otro encuentro, se acuerdan de Francis y Helene, aquellos cicloviajeros que conocimos en nuestro segundo día de viaje? Allá en Costa Rica y con quienes acampamos en Jacó?… pues si,  nos encontramos en Cuenca, la pasamos super bien, compartimos un montón, cocinamos juntos y compartimos una riquísima cena, tal y como lo hicimos hace casi tres meses en Jacó.

Francis y Helene

Francis y Helene

Pudimos compartir nuevas experiencias, muchas recomendaciones, miles de anécdotas… nos reíamos cada vez que descubríamos que pasamos por los mismos lugares, y por las mismas preguntas… cuanto cuestan esas bicicletas??? Es una pregunta que recurrentemente nos hacen a nosotros, pues descubrimos que a ellos también… a lo cual coincidimos respondiendo que nos la regalaron (esta información es clasificada y confidencial). Después de una cervecita y una cena entre amigos, nos despedimos sabiendo que de camino nos volveríamos a ver.

 

En la Federación deportiva de Azuay

En la Federación deportiva de Azuay

La otra institución que nos tendió más que la mano fue la Federación Deportiva de Azuay, gracias a Eduardo Ramírez (amigo de Frank Acosta –nuestro ángel guardián ecuatoriano). Nos permitieron alojarnos en las residencias para deportistas de la Villa Olímpica, basto poner una llanta de la bici en ese lugar y a nuestro paso salieron de la Federación personeros a recibirnos, y hasta periodistas a entrevistarnos; pudimos compartirles de nuestro proyecto… y aunque en la nota periodística confunden Costa Rica con Puerto Rico, lo bueno es que por lo menos salió en dos periódicos de la provincia; les compartimos del link para que lean lo que se dice de nosotros: http://www.elmercurio.com.ec/web/titulares.php?seccion=S9NwL7r&codigo=oboE6NoENt&nuevo_mes=07&nuevo_ano=2009&dias=22&noticias=2009-07-22

 

Buscando la costa

Buscando la costa

El día antes de nuestra partida, y extasiados de tanta belleza, decidimos descansar el día entero, dormimos por más de 20 horas y así recuperamos la energía y las fuerzas que la sierra ecuatoriana nos arrebató. A partir de ese momento, todo sería bajada hasta la costa del Ecuador, o por lo menos eso creíamos…. Salimos temprano al día siguiente, como quien olfatea el mar, pensando en el agua de pipa, las bananeras y las palmeras, pero en medio del camino está Santa Isabel a nosotros no nos pareció tan Santa… era un pueblo incrustado en la montaña, después de haber descendido por horas, casi añorando sentir la arena…

Bomberos Santa Isabel

Bomberos Santa Isabel

resultó que el cuerpo de bomberos quedaba en el puro cucurucho de la montaña, al puro final de la cuesta, donde ni los buses llegan, los taxis se devuelven, los carros no suben; tan arriba están que pueden ver desde ese punto en que lugar se localiza el incendio o el accidente… y como en las fábulas, nuestra imagen de playa de inmediato desapareció… que trepada más titánica, en calle de pura tierra y con algo de frío; así llegamos hasta arriba, sin aliento, casi ni podíamos hablar… y como era de esperar, nos abrieron las puertas de par en par. Esa noche, y como un premio al esfuerzo pudimos ver por cable (gracias a un canal Guatemalteco) el partido de la Copa de Oro entre México-Costa Rica, y aunque perdimos el pase a la final, el solo hecho de escuchar y cantar el himno nacional fue para nosotros como estar en la avenida central, en los bajos de la Monumental… no sabíamos que las notas de Gutiérrez y Zeledón pudiera erizarnos la piel y aguar nuestros ojos.

Con las bicis en cajón

Con las bicis en cajón

Bajamos del cielo…. perdón; de Santa Isabel y nos esperaban en carretera dos pinchonazos en menos de 200 metros, gracias a las malas condiciones del  asfalto… pero lo peor fue que agotamos los neumáticos que llevábamos de repuesto… a esperar a un buen samaritano que nos hiciera ride, y como Dios está en todas… nos mandó un camión con buen espacio en el cajón. Nos llevaron hasta un lugar llamado Santa Rosa, era como estar en Siquirres, las bananeras abrazaban la carretera, el clima caliente y húmedo nos hizo sudar montones, y el olor a marisco fresco se apoderó del ambiente… sin duda alguna, ya estábamos en la costa. A desarmar la bici para ir a arreglar la llanta, y de nuevo comprobamos que no hay pinchonazo que por bien no venga,

Silvio Tomaselli, el ciclista master

Silvio Tomaselli, el ciclista master

después de que Wagner se paseó una hora por el lugar para repararla, y cuando por fin ya habíamos hablado con bomberos y nos dirigíamos a sus nuevas instalaciones, un carro se nos detuvo al lado, un matrimonio muy amable nos insistió en darnos hospedaje y hasta comida; fue así como conocimos a don Silvio Tomaselli, a su esposa Gladis, y a su hermosa familia; él es ingeniero civil y ciclista master profesional, con más de 25 años de cletear, con muchos títulos, trofeos y medallas ganadas, pero sobretodo con un espíritu de solidaridad inigualable… gran promotor del ciclismo en su ciudad Santa Rosa; que lujo, que honor, que halagados nos sentimos de estar en su casa y compartir con toda su familia de ese calor de hogar que no se finge.

don Lucho y su ciclo

don Lucho y su ciclo

Conocimos a su compañero de ruedas Lucho, tiene un ciclo donde repara  todo tipo de bicis, al vernos nos obsequió dos neumáticos, lo necesario par limpiar cadenas y le echó una chequeada a la don Cleto, su tienda es reflejo del apoyo que le dan al ciclismo en esta ciudad.

Silvio y su familia

Silvio y su familia

Los Tomaselli nos prepararon comidas, nos pasearon por la ciudad, nos llevaron hasta donde el pescado, los cangrejos y las conchas se comercian; aprendimos mucho de esta familia llena de sinceridad y autenticidad, nos hicieron pasar dos días colmados de atenciones, era nuestra forma de despedirnos de Ecuador, un cierre de oro.

 

La venta de cangrejos

La venta de cangrejos

Manglar de Jambelí

Manglar de Jambelí

 

UNA FRONTERA MÁS, LLEGAMOS A NUESTRO QUINTO PAIS: PERÚ

Huaquillas, un paso fronterizo convulso por su comercio, calles intransitables por los miles de puestos que venden cualquier cosa, la gente inunda los espacios, los puestos de comidas en media calle nos obligaban a hacer malabares con nuestras bicis, y en medio de este normal caos, un puente, dos rótulos, dos países y dos ciclistas… en realidad una frontera que no tiene nada que envidiarle a  Paso Canoas.

Frontera Ecuador-Perú

Frontera Ecuador-Perú

Superados los trámites migratorios, de nuevo nos enfrentábamos al cambio de moneda, al nombre de comidas, a los mapas y carreteras que cambian tanto de un país a otro. Tumbes sería nuestro destino, tan solo recorrimos unos 25 kilómetros cuando llegamos hasta este pueblo peruano, muchas banderas adornaban las casas y edificios, la gente con espíritu de fiesta nos inquietó, entonces nos informaron que Perú cumple años de independencia justo hoy 28 de julio, son 3 días de fiestas patrias, están de manteles largos. Nuestra primera experiencia con bomberos peruanos no fue exitosa pues prácticamente estaba cerrada la estación (parece que por problemas de financiamiento) así que no nos quedó más que pagar un hotelito barato.

Super Nova

Super Nova

En nuestro segundo día acá logramos ver playa, la cual desde Panamá no veíamos y aunque el sol es radiante, la brisa refresca tanto que a veces es frío, la carretera plana y bien asfaltada se confabulan a nuestro favor.

Acompañados del Océano Pacífico a nuestra derecha, de áridos y desérticos kilómetros y de un refrescante viento, logramos llegar a un pequeñito y sencillo pueblo llamado Acapulco, donde no hay bomberos, ni defensa civil, ni policía, es decir, estábamos a merced de la buena voluntad de los vecinos… y apareció

Antenor, Angélica y familia

Antenor, Angélica y familia

Antenor y Angélica, un matrimonio trabajador, con aspiraciones quienes levantan un pequeño restaurante al margen de la carretera que se distingue porque le hace sombra quizás el único árbol del pueblo. Nos prestaron un pequeño y vacío local que tienen justo al otro lado de la carretera, además nos dieron un calor humano especial y genuino y para rematar, nos dieron a probar platillos con ese sabor especial de la cuchara peruana… hoy nos costo dejarles, pero todo viajero debe continuar siempre hacia delante, emprendimos nuestro camino a Máncora,

Mejenga

Mejenga

un pueblo costeño muy parecido a Jacó, sobretodo por su ambiente, su actividad turística y su surf, desde este lugar les escribimos; gracias a la hospitalidad de Enrique Rosas y su familia, él es el presidente de la Unión Deportiva del lugar, fue alcalde de Máncora y es un reconocido sindicalista de una empresa petrolera para la cual trabaja, acá

Enrique Rosas

Enrique Rosas

cargamos baterías y recabamos información de rutas, pueblos, distancias y pormenores de lo que nos viene por delante… sobretodo del desierto que estaremos en unos 3 días atravesando… ya les compartiremos nuestra experiencia con la arena, el calor, el silencio y la soledad…

La bici en el desierto

La bici en el desierto

Casi se nos olvida… hoy de camino las KTM tuvieron un encuentro muy especial, una pareja de viajeros suizos recorren Suramérica en sus motocicletas KTM, nos topamos de camino y pudimos cruzar unas palabras, recomendaciones y hasta unas fotos… les dejamos su página para que la consulten www.motoventure.ch Wagner intercambió por unos segundos a don Cleto por su hermana motorizada de 640 centímetros cúbicos, costo bajarlo de esa poderosa máquina… al final volvió al lomo de su caballo de hierro y continuamos camino…       

 

entre KTMs

entre KTMs

Una playa peruana

Una playa peruana

 

Anuncios

~ por suramericaencleta en 28 julio 2009.

Una respuesta to “CERRAMOS ECUADOR CON BROCHE DE ORO”

  1. Estimados Wagner y Laura.

    Nos ha cusado gusto saber que avanzan y sobretodo que pese a las dificultades propias del viaje se encuentran bien. Desde Ecuador seguimos espectantes su travesía por la Patria Grande. Que Dios los bendiga.

    Un fuerte abrazo:
    Silvio Tomaselli y Familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: