UNA SEMANA DE MUCHO ESFUERZO Y REFLEXIÓN

Dunas

Dunas

Esta semana hemos avanzado mucho en carretera, recorrimos 750 kilómetros en 9 días (una quinta parte del total pedaleado), ya sumamos 3500 kilómetros de pedal, el esfuerzo ha sido intenso, nuestras piernas no tuvieron descanso, apenas empezaban a recuperarse, debían de nuevo llevarnos hacia delante, volver al ritmo de la biela del pedal. Y aunque la carretera es sumamente plana, recta y bien asfaltada, la lucha fue constante  y tenaz, ahora nuestros principales opositores serían los desiertos y el implacable viento en contra.

La antesala al desierto

La antesala al desierto

Atrás quedo Máncora, una playa colmada de gente, de turistas, de restaurantes, de sol y muchas tablas de surf; no conocimos si quiera su mar pues tan solo pernoctamos, pero fue suficiente para darnos cuenta del sitio tan visitado en el que nos encontrábamos.  Bastaron unos 20 kilómetros y el panorama cambiaría radicalmente, el desierto comenzaba a anunciarse, la dimensión del espacio era diferente, la inmensidad de las cosas se apoderaba de nuestros sentidos, el horizonte se perdía con la curvatura de la Tierra, era como si nos encontráramos en un lugar donde el todo era planicies y arena; no había árboles, ni casas, ni montañas, no habían estructuras ni diseños arquitectónicos, era un espacio vacío y silente, es difícil poder transmitirles el sentimiento que estos dos cicloviajeros vivieron en estos días, era como ser muy pequeños ante tanta inmensidad y quietud.

Pedal en el desierto

Pedal en el desierto

El sentido del tiempo era distinto, incluso Wag, que tiene su reloj que marca el kilometraje y la velocidad, no notaba el paso de las horas, cuando creía que eran aún las 9:30 de la mañana, el reloj de Laura marcaban las 4 de la tarde; es como si el tiempo se detuviera en el espacio, como si quedara extraviado en medio de tanta soledad y mudez; es un sentimiento, una emoción, una sensación intangible, inexplicable, incomparable.

Bienvenidos al pueblo Mala Vida

Bienvenidos al pueblo Mala Vida

El desierto es desolado, tiene sus propias reglas, no permite compañía, ni adornos, ni vida, ni foresta, solo se viste de arena, de viento, de sol, de tristeza y muerte…quizás extraña el mar que algún momento fue, y que lo siente cerca, muy cerca pero que no lo puede alcanzar… aún sus entrañas destilan agua salada, como recordando lo que le era propio y ahora ya no tiene… agua.

Mucho nos preparamos para atravesar nuestro primer desierto, es el llamado Sechura, llevábamos mucha agua, comida y esa sensación de lo desconocido, significarían dos días para cruzar los 206 kilómetros de largo, a una altura promedio de 30 metros sobre el nivel del mar. El primero de agosto, bien temprano, y para celebrar nuestro tercer mes de viaje, emprendimos camino, por suerte el cielo estaba nublado y la temperatura osciló entre los 25 grados centígrados; eso sí, muy seco y tremendamente ventoso, parecía fácil avanzar, pero el viento aumentaba conforme avanzábamos.

Casas del desierto

Casas del desierto

Ni una gota de agua hay alrededor, tan solo unas cuantas exploraciones abandonadas de las que brota agua salada, color roja como la sangre… Nuestro paso por el desierto nos dejó muchas enseñanzas, era paradójico observar esos pozos extrayendo petróleo, habían cientos de ellos, todos en movimiento constante, 24 horas sacando del interior de la Tierra aquél preciado producto, que ha motivado grandes guerras y conflictos en el mundo, cuyo precio por barril determina las economías de tantos países, ese “oro negro” que enriquece a pocos pero empobrece a muchos.

Burritos

Burritos

En el desierto no hay agua, ni parece que la habrá; junto a la carretera vimos muchos animales muertos, aves, perros, burros, gallinas, en fin, miles de seres que dejaron de vivir no sabemos si por la imprudencia de los conductores o por sed…; muchas casas yacen abandonadas a lo largo del camino, sus habitantes simplemente no están, se fueron, quizás buscando mejor suerte.

Un burro sin suerte

Un burro sin suerte

Wagner entró a una de esas escuálidas y polvorientas casas, en medio de la nada, esperando encontrar un lugar para desayunar; asomado desde afuera encontró las puertas abiertas, las ventanas también, las mesas y sillas estaban como esperando comensales, hasta un trinchante con unos cuantos platos y vasos… y al ingresar a la ”cafetería” (como se anunciaba en el desteñido anuncio de la pared) encontró que estaba en completo abandono, ninguna voz humana contestó a su llamado, tan solo el revoloteo de los murciélagos le recibieron…el polvo cubría el lugar, parecía que desde hacía años simplemente dejaron todo como estaba y salieron huyendo hacia cualquier destino: perfecto escenario para una película de horror y desolación.

Nota luctuosa: La Tierra se desangra

Nota luctuosa: La Tierra se desangra

Pero aunque el petróleo fluya abundantemente, y muchos trabajen para su procesamiento, la pobreza persiste e insiste; definitivamente, el agua es más valiosa que el petróleo, más vital, más importante, más preciada, pero tan escasa o ausente que parece que las poblaciones se han acostumbrado a esa ausencia; viven en medio del desierto, en medio de la arena, quizás sobre yacimientos de petróleo pero tienen que comprar el agua ya sea en pueblos a 100 kilómetros de distancia o a aquellos camiones cisterna que la Municipalidad les envía 2 veces por semana.  Y como burlándose del destino, algunos cultivos de arroz que hay al final del desierto tiene grandes letreros que dicen “PROHIBIDO TOMAR AGUA DE ESTAS MANGUERAS PUES TIENEN QUÍMICOS PARA CULTIVO”…

 

Basura en el desierto

Basura en el desierto

La realidad es más que cruda, y aunque la pobreza no es sinónimo de suciedad, aquí parece que son hermanas; hay botaderos de basura a cielo abierto, en diferentes puntos del desierto, pero como el viento sopla tan fuerte, esparce por kilómetros las bolsas de escombros y deshechos que vienen a dejar quien sabe desde que ciudades; como si el desierto fuera un gran depósito de desperdicios, sin tratar, sin reciclar, sin discriminar, simplemente lo tienen por basurero. Y aquellos que han logrado sobrevivir en medio de tan desolador panorama, viven, comparten, disputan el mismo espacio con la basura… el hedor, el sucio paisaje, y las casas de tierra que se confunden con el entorno se acompañan de cabras, gallinas, canes, pavos y otros animales que son su única fuente de vida…

Cruce de animales

Cruce de animales

Cada kilómetro que pedaleábamos nos enseñaba algo, nos mostraba una realidad muy diferente a otras que hemos visto; las casas no tienen servicio sanitario ni baño, y aquellos que lo tienen, por lo general no funcionan o simplemente no los limpian, la higiene no es parte vital para muchos, quizás la falta de agua que han sufrido les ha hecho olvidar esos grandes detalles de la limpieza y el ornato; en una ocasión pudimos preparar nuestros alimentos, y nos prestaron la cocina de la institución, pero el olor a comida putrefacta y a grasa centenaria, nos obligó primero a limpiar el lugar antes de cocinar… la pobreza no es no tener dinero, hay pobrezas peores, hay pobrezas del espíritu, del alma, de dignidad. Nos tomó una semana encontrar un baño limpio, que sirviera, que tuviera jabón en el lavamanos, que oliera bien….

 

Tierra quebrada

Tierra quebrada

La Tierra llora, la Tierra grita, la Tierra nos necesita, no sabe que hacer con tanta basura, con tanto plástico, con los deshechos tecnológicos como celulares, computadoras, pedazos de cocina, refrigeradoras; que hace con un sillón en medio del desierto????? Necesitamos pensar diferente, actuar diferente, hacer reales y efectivos intentos por ayudar a la Tierra, reciclemos, sembremos un árbol, cuidemos el agua, hasta ahora que estamos acá entendemos la verdadera importancia que tiene cada gota; es impresionante que tuviéramos que lavarnos los dientes con un cuarto de vaso de agua… Y en medio de tanta arena y tanto silencio, viendo esos ordeñadores de petróleo, en tan basto espacio, de más de 200 kilómetros de extensión, porque no aprovechar el sol como fuente de energía y tender paneles solares? O aprovechar ese tenaz y persistente viento que alcanza casi los 70 kilómetros por hora y aprovechar la energía eólica que el viento podría generar?… eso podría ser fuente de trabajo y desarrollo para muchos y no depender exclusivamente del petróleo.  Y aunque vimos intentos de reforestación, hay que hacer más, tanto el gobierno como cada uno de nosotros; es una labor de todos cuidar nuestro ambiente y salvarlo. Ahora nuestro lema tomó más relevancia y sentido SALVA EL PLANETA, ANDA EN BICICLETA     

 

Pastor Marcos

Pastor Marcos

Como dijimos antes, el desierto fue un gran maestro, y también nos ha permitido conocer gente increíble, valiente y muy hospitalaria, tal fue el caso del pastor evangélico Marcos Masache, quien además de ser misionero arregla llantas; hablamos con él para ver si podíamos pasar la noche en la iglesia, y él más bien nos coordinó una habitación en una gasolinera, con cama y hasta baño privado, en un pueblo muy desolado.

Familia de Sullana

Familia de Sullana

 En Sullana la familia de Miguel Taboada nos alojó en su hogar, y hasta nos sirvieron desayuno para comenzar nuestro pedal del día; de camino nos encontramos con el cicloviajero Samuel, quien pedalea a favor de los árboles www.rideforthetrees.com  compartimos unas palabras en medio de la carretera, nos contó que empezó su viaje con mucha ilusión, pero fue atacado por abejas africanizadas y por huir de ellas al volver  a su bici

Samuel

Samuel

descubrió que se la habían robado, así que tuvo que comprar todo de nuevo y empezar de nuevo… siempre hay que empezar de nuevo, aunque las cosas se vengan abajo, hay que seguir hacia delante; nos despedimos y seguimos en direcciones opuestas.    A mitad de camino del desierto, después de pedalear 9 horas, 103 kilómetros, nos hospedó la familia de Pablo César,

Acampando en medio desierto, casa de Pablo Cesar

Acampando en medio desierto, casa de Pablo Cesar

llevan 25 años viviendo en medio de aquélla desolación, subsisten por sus gallinas, pavos y cabras, también arreglan llantas y venden informalmente gasolina; su vecino mas cercano está a unos 30 kilómetros, nos recibieron con mucho cariño, nos dieron un espacio donde el viento no pegaba tan fuerte; hasta nos contaron que hacía unos años habían estado otros ciclistas acampando ahí mismo, y resultó que era Oscar Cañón, nuestro amigo colombiano.

Camping en el parque de Mórrope

Camping en el parque de Mórrope

Al final del desierto, en un pueblo llamado Mórrope armamos nuestra tienda en medio del parque central del lugar, frente a la iglesia católica y en medio de miles de ojos que no perdieron detalle de cuanto hacíamos. Unos kilómetros después llegamos a Guadalupe, un pueblo más grande que antecede a otro desierto, aquí llegamos a un oasis de humanidad y calor humano… nos recibió Rafael Arce, subteniente, como si nos conociera desde hace siglos, nos dieron cama para dormir, sábanas nuevas, nos regalaron camisas de su brigada, nos prepararon un exquisito ceviche y arroz de cena, nos despidieron con un suculento desayuno y una agradable conversación sobre sus viajes a centroamérica que hizo por diferentes causas en los años 70. Les agradecemos por esa especial estadía, y les felicitamos por su gran esfuerzo, pues aunque no tengan recursos a veces ni para trabajar, definitivamente su mística y su vocación motiva a muchos jóvenes y a una población entera a tener esperanza y algo por que luchar.

Bomberos de Guadalupe

Bomberos de Guadalupe

Ahora nos encontramos en Trujillo en la casa de ciclistas del famoso  Lucho quien tiene esta casa de la amistad, a la cual han llegado miles de ciclistas y de quien hablaremos ampliamente en nuestra próxima entrada. El último tramo para poder llegar hasta acá, debido a que el viento no nos dejaba avanzar tuvimos que hacerlo en trailer, sobre un montón de piedra arcillosa pero gracias a la buena voluntad del trailero que nos paró después de hora y media de pedir ride.

Chompipes, muy representativos de esta zona

Chompipes, muy representativos de esta zona

Anuncios

~ por suramericaencleta en 5 agosto 2009.

9 comentarios to “UNA SEMANA DE MUCHO ESFUERZO Y REFLEXIÓN”

  1. Hola Laura, es Brainer,del CMC, que gusto que continuen su travesía por tantos hermosos lugares, me encantan las fotos :). Yo estuve hace como un mes y medio en Brasil, Argentina y Chile, conocí muchos lugares y personas, no tantas como ustedes, pero se le despierta a uno el espiritu aventurero jojo. Cuidense mucho, ahi nos estamos hablando de vez en cuando, un abrazo.

  2. Hola amigos. Cuanto aprendemos en el desierto y sin embargo, cuanto deseamos evitarlos. Como bien lo indican, solo en el desierto valoramos todo los beneficios que tenemos. Es igual en la vida, nuestros propios desiertos que tenemos que atravesar, nos recuerdan lo mucho que tenemos y a veces no hemos valorado. El desierto nos forma, nos desarrolla el carácter, nos ayuda a crecer y valorar mucho más los dones que hemos recibido. También el desierto nos hace recordar lo pequeños e impotentes que somos ante tanta inmensidad. Y a la vez reflexionamos en la majestad de quien pudo hacer tanta inmensidad.
    Esto me hace recordar un precioso salmo que quiero compartirles:

    Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que allí fijaste,
    Salmo 8:4 me pregunto:«¿Qué es el hombre, para que pienses en él?¿Qué es el ser humano, para que lo tengas en cuenta?»
    Pues lo hiciste poco menos que un dios, y lo coronaste de gloria y de honra;
    lo entronizaste sobre la obra de tus manos, ¡todo lo sometiste a su dominio!..Oh Señor, soberano nuestro,¡qué imponente es tu nombre en toda la tierra!

    Continuamos orando por ustedes y dándole seguimiento a su recorrido

  3. HOLA LAURA Y WAGNER
    UN SALUDO Y DESEO QUE ESTEN PEDALEANDO FUERTE EN EL DESIERTO PERUANO. LES CUENTO QUE ANDO EN LO MISMO EN MI TRAVESIA POR LOS TRES DESIERTOS DE COLOMBIA. MUCHA SUERTE Y CUANDO REGRESE A CASA
    LES CUENTO MAS… MUCHO ANIMO
    PEDRO NEL

  4. Hola!!!

    Aquí estamos una vez más sorprendidas y contentas de las experiencias que nos transmiten en cada palabra que escriben y las aventuras que viven en los lugares que se detienen. Definitivamente el desierto es un lugar para meditar y pensar en nosotros mismos y en nuestra madre tierra, al observar las fotos del desierto es cuando nos damos cuenta del cuido que tenemos que darle al planeta y la responsabilidad que recae en nosotros para poder conservar la vida humana y de muchas especies.
    Esperamos que cada situación que enfrenten les ayuden a reflexionar y tomar fuerza para seguir adelante.
    Todas las cosas que les suceden a ustedes es como si nos pasaran a nosotros, es increible sentir esa conexion a distancia.
    Recuerden que estamos siempre al lado de ustedes y que los llevamos dentro.

    Les queremos

  5. Hola chicos, sólo unas palabras para saludarles, felicitarles por todos los logros y metas conquistadas, supongo que ya se sentirán mucho más fortalecidos, seguros de sí mismos y mucho más confiados en Dios, en su guía y protección y en ustede mismos….esa fuerza más espiritual que física que se vá adquiriendo. Sé lo que es el norte de Perú, ese desierto y sucia pobreza, bueno, lo vimos en casi toda la carretera peruana, aunque conocimos y encontramos a muy buena gente y dejamos excelentes amigos por esas tierras, el paisaje no es muy agradable. Ah, cuando lleguen a Chiclayo, Capital de la Amistad, como le decían, a ver si ubican a mi amigo de entonces, Jorge Pasco Cosmopolis y a su familia, no dudo en que si le mencionan que nos encontramos una vez allá en Costa Rica cuando hicimos nuestro viaje, le alegrará saber que otra vez anda un par de locos lindos haciendo algo parecido, pero al revés, le saludan de mi parte y le cuentan que vienen para acá. Bueno, les sigo esperando por estos lados, sigan bien y disfrutando de todo…así se aprende a apreciar hasta lo más mínimo y básico. Que Dios lesbendiga y los ángeles pedaleen a su lado. Un abrazo fraterno..

  6. Hola, Wagner y Laura.
    Es Heidy desde San José,C.R.
    Cada semana leo la página. Es tan viva y clara la historia que se cuenta, que de verdad; despierta todos los sentidos. Las fotografías, bellísimas… Gracias a Ustedes, por hacernos parte de sus historias a cada cleteada, esta aventura en el desierto,es la que más me ha impresionado…
    Les cuento que el domingo anterior(09/08); se reinauguró con un concierto el órgano de Catedral Metrop.; como parte de los conciertos anuales que organiza Credomatic. Estuvo lindísimo, a cargo de un organista Británico, que se ha presentado en grandes catedrales europeas, entre ellas -Notre Dame-. Y quedán 2 más, uno con un organista Alemán, el sábado 15 y otro con uno Suizo, el domingo 16. Les cuento esto; porque recuerdo que Wagner en algún momento estuvo interesado en el tema. Bueno, mis mejores deseos y buena vibra, para que continúen CLETEANDO SUEÑOS…, ADELANTE!!! UN ABRAZO.

  7. Wagner y Laura…

    Wagner te saluda tu primo (2°) Jimmy, hijo de Efraín… Luego de conocer de lo fascinante y épico de su travesía, solo quiero decirles que en cada entrada que hacen, en cada nueva foto, en cada pedaleada, nos transmiten unas buenas dosis de positivismo, humanismo y aliento para seguir adelante… Para aquellos que amamos el deporte y sobre todo la cleta, sabemos que ustedes representan esa conexión especial que existe entre el entorno, la naturaleza, el sacrificio, la espiritualidad y las metas que se proponen aquellos que hacen del deporte un estilo de vida…..Ya todo sabemos que ustedes van más allá de esto…así que mucha suerte y adelante…

    un abrazo, Jimmy Cruz

  8. Fuerzones viejos! confianza incondicional en la divina presencia.ya estan materialisando la verdad de su mensaje

  9. Lei todas las peripecias que les toco en el desierto y la sencibilidad que les ha generado en cuanto al cuidado que tenemos que tener por la naturaleza, creanme que tan solo con leer este texto me colocaron a sufrir, excelente redacción como para un documental de televisión, me tiene encantado la descripción de todas las historias que nos han contado felicitaciones.. Los felicito sigan adelante.. mucha fortaleza..hasta pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: