PEDALEANDO SOBRE LA COSTA SUR DEL PERÚ

 
La fuente de vino
La fuente de vino

Cuando salimos de Lima en realidad no sabíamos a donde pasaríamos la noche, todo dependía de cuantos kilómetros pudiéramos avanzar, en eso recordamos de una invitación que nos habían hecho unos buenos amigos que conocimos en Chanchamayo, así que sin avisar tocamos la puerta de Flavia, Luisfer y sus dos hijos, una familia dedicada al surf, al tennis y a la bicicleta; se alegraron al vernos y de inmediato nos ofrecieron quedarnos en su camping de surfos, www.luisfersurfcamp.com  cuando llegamos a Punta Hermosa (a la altura del kilómetros 40 de la panamericana sur) en realidad esperábamos encontrar un lugar donde armar nuestra tienda de campaña, pero encontramos un agradable hotel ambientado al estilo surfista, con amplias habitaciones, zona de comedor y hasta rancho para parrilladas.

Flavia y Luisfer

Flavia y Luisfer

Entre cenas y almuerzos pudimos compartir con varios brasileños surfistas, quienes nos contaron que muchos de ellos habían probado el gallo pinto, el riceandbeans, y había corrido olas en Puerto Viejo, Jacó y Tamarindo…. Así que fácilmente nos ubicaron en el mapa. Dos deliciosos días pasamos entre ellos, para nuestra partida Flavia y Luisfer se nos sumarían… más adelante lo haría su amiga Carol quien vivió 7 años en Turrialba, corrió dos ediciones de la Ruta de los Conquistadores en Costa Rica y ahora se dedica a toda clase de deportes de aventura acá en su querido Perú.

Nos despedimos de nuestros compañeros de pedal como a los 40 kilómetros, quedábamos de nuevo solos como hacía más de 3 semanas que no lo estábamos… era una sensación nueva… de nuevo a la carretera, al ritmo de nuestro pedal, a la incógnita de donde dormir, donde comer y a quien fotografiar.

Blanco y Negro

Blanco y Negro

Pasamos la noche en un pequeño pueblo llamado Cerro Azul, muy cerca del mar, aunque el frío y la noche nos llevó temprano a descansar. Al día siguiente, con los primeros rayos de sol emprendimos viaje, rumbo a Chincha, pedaleamos muy cerca del mar, la carretera parecía confundirse entre aquellos bancos de arena y desiertos abiertos… el olor del mar penetraba nuestros sentidos, la brisa fría y fresca refrescaba nuestros rostros, nuestras piernas volvían a sentir la energía de cada pedaleo, de cada metro avanzado, de cada pueblo recorrido con la inquietud de saber que hay más allá… más al sur. La curiosidad de correr hacia la costa y ver como el Pacífico baña la arena nos sorprendió cuando descubrimos aquellos acantilados que se asoman hacia el horizonte, como si hubieran sido cortados hace cientos de años y quisieran volver al mar… Toda la costa peruana, todos estos pueblos que hoy se levantan sobre arenas blancas y zonas desérticas, fueron mar, estuvieron cubiertos por esas azules aguas, fueron entonces parte de la profundidad del mar.

Acantilado

Acantilado

Mar entre montañas de arena

Mar entre montañas de arena

 

Chincha, Pisco, Ica, Nazca… todas estas ciudades han sido duramente golpeadas  por fuertes terremotos y fenómenos naturales, muchas de sus construcciones de adobe y barro fueron devastadas junto a miles de sus pobladores. Hoy estas valientes tierras se levantan de nuevo, vuelven a construir lo caído, vuelven a levantar el vuelo como el ave fénix…

Comercio agitado

Comercio agitado

Todos estos lugares los visitamos, empezamos por CHINCHA, para llegar a ella nos tocó cletear duro, entre largas rectas, pueblos fantasmas, cultivos de uva, de higo, de espárrago, alcachofas, pecanas y muchas granjas de pollos. Cuando entramos al pueblo, de inmediato nos dimos cuenta de su gran actividad comercial, un pueblo agitado, con un ritmo acelerado, el tráfico vehicular era tenso, parecía que la población no dormiría… Percy Martínez, policía y bombero, quien vive al borde de la adrenalina, nos recibió en la estación de bomberos número 38, pero no solo nos ofreció donde pasar la noche, en realidad se convirtió en nuestro anfitrión de su ciudad. Cuando ya estábamos listos para partir, él llegó a buscarnos para llevarnos a comer deliciosos platos típicos de la región, así que entre la parihuela, el ceviche y la carapulcra, fue imposible rechazar la invitación…

Entre pescados

Entre pescados

Nos paseó por el mercado, enseñándonos sus frutas, sus costumbres, sus secretos, y nos llevó a visitar un soñado lugar… la bodega de vinos de Naldo Navarro, www.vinosnaldonavarro.com su propietario Armando (tercera generación haciendo vinos y pisco) nos invitó a degustar varios de los vinos producto de la pasión vinícola que le heredó su tatarabuelo. Nos hizo un recorrido por toda la bodega, contándonos de la procedencia y el proceso de elaboración de cada tipo de vino degustado, de cómo siembran las uvas, de cómo le extraen el mosto, de cómo celebran la vendimia, de cómo lo añejan y hasta como y cuando debe beberse… Cuando llegamos a la famosa pileta del vino, que hasta a la televisión ha ido y tuvo que ser reconstruida después de que un terremoto la destruyera, nos cruzó por la mente el delicioso pensamiento de hacernos un clavado hacia ella… y dicen que a veces una cámara fotográfica capta nuestros pensamientos…. Definitivamente Naldo conoce muy bien a sus consumidores, y a los que amamos el buen vino… por eso nos regaló una buenísima  botella de vino seco para que la lleváramos de recuerdo  (lo que no sabe Naldo es que apenas nos duró un día…). Así que con esa esmerada atención que Percy nos dio y esa degustación de deliciosos vinos, fue imposible partir ese día, pasamos una noche más entre los bomberos, nos contaron de cómo vivieron el terremoto de Pisco del año 2007; y Carlos, un bombero que trabaja en Lima nos entretuvo muchísimo con sus historias de serpientes gigantescas, de ríos acaudalados, y de comunidades de nativos que viven en la selva peruana, donde él trabajó varios años y sobrevivió  para contarlo… después de semejantes historias… dejaremos la selva para más adelante.

Naldo y su bodega de vino

Naldo y su bodega de vino

 

Percy y la carapulcra

Percy y la carapulcra

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ahora si, a seguir pedaleando, de Chincha a PISCO hay solo unos 39 kilómetros, así que llegamos temprano a esa maltratada ciudad, de nuevo los bomberos nos dijeron que si, nos ubicamos, nos bañamos y temprano estábamos recorriendo sus polvorientas calles.

Efectos del terremoto

Efectos del terremoto

El terremoto fue implacable, de 6.8 en la escala Richter, destruyó a su paso viviendas, hoteles, incluso la iglesia católica se vino abajo, justo cuando se celebraba misa, murió mucha gente…Parece que las ayudas han sido muchas pero algunas apenas llegan… la ciudad completa se está levantando de nuevo, las construcciones no paran… hay martillazos por doquier, los taladros no dejan de sonar, las sierras eléctricas pasan cortando día y noche, los obreros se ven por todas las calles… es como si el pueblo entero estuviera naciendo de nuevo. Después de recorrer la devastación y de sentir ese profundo sentimiento de destrucción y reconstrucción… como el blanco y el negro… fuimos hasta el viejo muelle de madera, que estuvo por años en operación pero que con el sismo no pudo más y se quebró cerca de su punta; ahora es un sitio donde las personas llegan a descansar y a pescar… pasan horas con su cuerda de nylon contemplando el agua, viendo el sol ponerse y quizás preguntándole a la vida porque??? y ahora que???. Nosotros estuvimos con ellos, también pensando, también meditando, también sintiendo. Las gaviotas, los pelícanos y las golondrinas revoloteaban a nuestro alrededor, y cansadas se posaban en la otra parte del muelle, a donde el ser humano no llega, convirtiéndolo en su propia república. Esa tarde de viernes parecía diferente, olía diferente, se sentía diferente… la energía que fluía tenía su propio color y al culminar la tarde aparece él, apacible, pausado, fresco, suave, juguetón… era el primer lobo marino que veíamos pasar frente a nuestros ojos… en libertad, sin jaulas ni actos circenses, simplemente libre. Que lección de vida!!!!… gozar de la vida, disfrutarla a pesar de lo que ocurra, sobreponerse a las dificultades y seguir adelante.

El viejo muelle

El viejo muelle

Lobo marino

Lobo marino

De nuevo a carretera con los primeros rayos del sol, era tan temprano que ningún bombero se levantó, tan solo Candela salió a despedirse de nosotros.

Candela

Candela

 Pasamos a un pueblo de pescadores llamado Paracas, nuestro lente captó unas cuantas embarcaciones y muchas aves marinas que esperan su alimento, nuestra meta del día sería llegar a ICA, lo logramos después de pedalear 84 kilómetros, cuando salimos de Pisco la temperatura era fría, apenas alcanzaba los 14 grados centígrados, pero en Ica el calor era devastador, la temperatura era de 36 grados centígrados…

Embarcaciones

Embarcaciones

Una pequeña compañía de bomberos voluntarios de Ica nos dio hospedaje, Hansel, nos llevó a conocer el centro de su ciudad, nos abastecimos de agua, galletas y frutas para emprender viaje de largo aliento para el día siguiente. Ese domingo amaneció super frío, la neblina cubría nuestro paso, así que el pedaleo era nuestra única fuente de calor propio… de nuevo los cultivos acompañaban la Panamericana a lo largo, poco a poco el calor aumentaba, ya no era necesaria la chaqueta ni los guantes largos; y de nuevo las altas temperaturas quemaban nuestra piel. Camino a Palpa conocimos a don Amado, un peruano luchador, trabajador y muy conciente y crítico de la realidad de su país, fue un verdadero placer conversar con él pues nos enriqueció mucho con sus palabras… cual sería nuestra sorpresa que al día siguiente, justo antes de llegar a Nazca, en la carretera, vestido de quimono anaranjado y con pala en mano, nos llamó por nuestro nombre, era Amado trabajando como cuadrilla de mantenimiento vial… en su normalidad, en su cotidianidad, en su lucha de cada día.

Don Amado el domingo

Don Amado el domingo

 

Don Amado el lunes

Don Amado el lunes

 

 

 

 

 

 

 

Hermano Rafael

Hermano Rafael

PALPA es una pequeña localidad entre Ica y Nazca, llegamos muy cansados, una dura jornada de 95 kilómetros y 9 horas de pedal, la policía nos dijo que no podíamos acampar ahí, tampoco habían bomberos así que empezamos a buscar otras opciones, recorrimos el centro del pueblo y en eso leímos Hermanos Franciscanos Capuchinos Parroquia de San Cristóbal, tocamos la puerta, Wagner (asignado como ministro de relaciones exteriores de suramericaencleta) habló con el Hermano Rafael quien nos abrió las puertas de su convento, nos alojaron en sus habitaciones y hasta nos invitaron a misa dominical…   y aunque Laura no es muy entendida en esta materia, si aprovechó para darle gracias a Dios por los favores y los cuidados que nos ha dado durante todo este viaje.

Lau bajando la cuesta

Lau bajando la cuesta

Las líneas y los geoglifos de NAZCA nos inspiraban para seguir pedaleando pese a que las piernas estaban cansadas…el camino que nos esperaba era verde, de nuevo el espárrago, el algodón y las alcachofas teñirían el paisaje, el sol radiante brillaba incansablemente, se percibía otro aire en la carretera, una extraña paz, un silencio ensordecedor, una enigmática fuerza fluían en el ambiente… Wagner y Laura no conversaban, tan solo se dejaban atrapar por esa energía fresca, poco a poco nos dimos cuenta que la carretera se extendía a la par de una gran planicie de arena y piedra, que se elevaba al margen derecho de la vía, nuestros ojos no lograban ver que había sobre esas áridas mesas que están a unos 50 metros más arriba de la calle; pero la vibra y el ímpetu se sentían ahora con más intensidad. Los motores de las avionetas sonaban más cerca, eran muchas y daban vueltas  a nuestro alrededor… sin duda alguna, estábamos sobre las Líneas de Nazca, aquellas que hace un año vimos por google earth y entonces soñábamos con este viaje… en aquel momento parecían lejanas, tan solo en la pantalla de nuestro computador… ahora estaban ahí, tan reales e intensas que nos escalofriaron la piel.

Llegada a las Líneas de Nazca

Llegada a las Líneas de Nazca

Manos

Manos

Raíces

Raíces

Fueron descubiertas en 1947 por Maria Rieche, una profesora alemana que trabajaba en Cusco, y en un vuelo las divisó, hoy son patrimonio cultural de la Humanidad. Son unas 12 figuras y líneas de metros y kilómetros de largo que fueron dibujados sobre la arena en una amplia planicie, se dice que por la etnia Nazca, hace más de 2000 años y pese a los vientos, a las lluvias, a los terremotos y a que la carretera Panamericana pasa sobre una de ellas (pues cuando la construyeron aún no las habían descubierto); aún permanecen. Aunque dicen los entendidos que año a año se van borrando, es probable que lleguen a desaparecer… por ahora, se trata de salvarlas, y suramericaencleta pudo conocerlas, gracias a un mirador que hay al lado de la carretera pudimos ver dos de ellas “Manos” y “Raíces”. Para apreciarlas todas sería necesario pagar un vuelo en avioneta que cuesta $50 dólares por persona… pero que para nosotros significan una semana de comida.

Una dura semana

Una dura semana

Después de una dura semana de pedal, sumando 450 kilómetros más a nuestro reloj contador, Doña Hilda Calumani nos recibió en su casa en Nazca, nos ha tratado como dos nuevos hijos. Desde acá nos estamos preparando para salir hacia Cusco, aunque nos separan 660 kilómetros, dejamos la costa atrás, ahora el camino será muy quebrado, de mucha montaña y mucho frío. Pudimos haber seguido sobre la costa y llegar hasta Chile, pero el Este nos llevará a Bolivia, a sus salares y altiplanos, así que, en unos 15 días estaremos llegando a Cusco, esperamos visitar Machu Pichu (si el presupuesto nos lo permite), luego nos enrumbaremos hacia el Titicaca, frontera de Perú y Bolivia, pero todo este recorrido de más de 1200 kilómetros que nos quedan por recorrer en el Perú nos llevará por lo menos un mes… así que aún tendremos mucho más de Perú para compartirles….

Bicis en el desierto de Nazca

Bicis en el desierto de Nazca

Anuncios

~ por suramericaencleta en 15 septiembre 2009.

7 comentarios to “PEDALEANDO SOBRE LA COSTA SUR DEL PERÚ”

  1. Les felicito por la pagina que tienen, es muy interesante las cronicas que hacen de los lugares que van recorriendo en el Perú, voy a seguir orando por ustedes para que puedan cumplir su misión. Que el Señor los bendiga y proteja.
    Atte.
    Hno. Rafael

  2. SINCERAMENTE ME ALEGRA MUCHO QUE LA ESTEN PASANDO MUY BIEN EN EL PERU,Y SUS FOTOS HABLAN BASTANTE DE USTEDES Y LO QUE ESTAN VIVIENDO EN CADA MOMENTO,EXELENTE ,FELICITACIONES Y EXITOS ¡¡,ME UNO EN UN MISMO SENTIR LO QUE ESTAN VIVIENDO AMIGOS LAURA Y WAGNER ,Y TODOS LOS QUE LE CONOCEMOS EN TODOS LOS PAISES QUE HAN PASADO,Y SE QUE SON MUCHISIMOS ,ESTAREMOS SIEMPRE PENDIENTES DE USTEDES EN ESTE GRAN MARAVILLOSOS VIAJE POR TODA SURAMERICA,UN FUERTE ABRAZO DESDE LA DISTANCIA,PASENLA MUY BIEN AMIGOS,DISFRUTENLO ¡¡
    OMAR SAENZ
    BIKE RACING PERU

  3. Que tal chicos soy Kléver Ordóñez desde Ibarra-Ecuador, que tengan mucha suerte, sigan adelante.

  4. Me alegra mucho saber, que los dos estan muy bien, y los veo super bien,dice mi madre que todos los dias los tiene en sus oraciones, para que siempre encuentre esas personas tan especiales y se sientan como si estuvieran en su pais, les deseamos lo mejor y sigan con este viaje tan bello, para laurita tu amiga esta un poco mal con el asunto de los alquileres, yo créo la esta pasando mejor mi amiga, el otro día estuve conversando, con una vecina de laura, y me pregunto y que les enviara saludos, no me acuerdo del nombre, pero es una señora morena delgadita, que vive casi al frente de nuestra casa, un gran abrazo y el señor los acompañe en todo su recorrido de cada día,AMÉN.

  5. Espero con ansias sus próximas crónicas pedaleras, yo entre enero y febrero hice justamente el cruce de Bolivia a Perú por el paso fronterizo de Kasani (no en cleta eso si), asi q me interesa y me emociona en especial lo q se les viene pues son lugares donde tuve la fortuna de estar hace un par de meses.
    Saludos desde Chilito y espero tener la oportunidad de conocerlos, si necesitan “un techo” en Santiago, Bienvenidos serán!!!

  6. Wagner man que buen tarro de vino
    espero que todo te siga saliendo pura vida,sigan adelante aca estamos algunos fiebres mandando buenas vibas,suerte

  7. bueno ya hice este viajecito desde colombia por la mimsa ruta hasta la paz!! tarde tres meses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: