AZUL Y BLANCO: EL SALAR DE UYUNI

  Azul y Blanco… son los colores que gobiernan el infinito espacio de esta maravilla natural. Teníamos tantas ganas de conocerlo pues desde que estábamos planeando nuestro viaje, éste había sido uno de los lugares más recomendados por los cicloviajeros que consultamos… todos ellos coincidían que este era quizás el lugar más impresionante no solo de Bolivia sino que de Suramérica. Hemos visto muchos libros publicados por viajeros de todo el mundo, desde motociclistas, ciclistas, nómadas en vehículos doble tracción y a pie, y prácticamente todos ellos tienen en sus portadas una fotografía de este sorprendente Salar.

Azul y Blanco
Azul y Blanco
en la tarde
en la tarde

Salimos del pueblo de Uyuni con 16 litros de agua y buenas provisiones de comida rumbo al Salar, tuvimos que recorrer 20 kilómetros para llegar a su entrada pero el camino era casi intransitable, la calle principal destruida por completo obligaba a pedalear por caminos paralelos colmados de arena… nuestras llantas eran atrapadas por este suelto material al grado de querer tumbarnos al suelo más de una vez. Nuestro alivio vino unas horas después, cuando poco a poco el camino y el entorno completo se empezaron a blanquear; casas de tierra que sirven como pequeñas industrias artesanales procesadoras de sal nos recibían, en sus patios se notaban incandescentes copos blancos listos para embalar.

 

Cuando la noche empezaba a mostrar sus primeras estrellas, llegamos al puro Salar y antes de que la luz natural se despidiera, sacamos nuestro mapa y ubicamos con brújula en mano algunas coordenadas para orientarnos ante tanta inmensidad. Sobre aquel suelo blanco y sólido armamos la tienda de campaña, aún se veían las luces del pueblo más cercano: Colchani. Era una noche de luna llena que resplandecía tanto en la sal, que daba la sensación de estar de día; cerca de las dos de la mañana nos despertamos para apreciar aquella luz maximizada sobre el blanco terreno y captar algunas imágenes de aquel momento.

Pedaleando en el infinito
Pedaleando en el infinito

A la mañana siguiente la desorientación en el espacio nos invadió, nuestros sentidos parecían no ubicarse, para donde uno volviera a ver, todo parecía igual… el calor se hizo intenso y sofocante pues el sol se reflejaba sobre el blanco,  quemaba y nos resecaba los labios y la piel. Empezamos a pedalear sobre aquel camino marcado por las huellas de los vehículos cuatro por cuatro que hacen tours sobre el salar… hay muchos caminos improvisados pero algunos sobresalen por su amplitud.

Pintando montañas

Pintando montañas en la madrugada

Es difícil describir las miles de sensaciones que se viven en este espacio casi infinito; la inmensidad toma su verdadero significado… a lo lejos uno percibe tan solo un punto negro que se desplaza pero no se logra distinguir si es una bicicleta, un carro, una moto e incluso un autobús… solo se ve su movimiento; hasta que está próximo se puede identificar de que se trata. Pocos transitan por este majestuoso mantel de sal conformado por millones de secciones irregulares de no más de 80 centímetros de diámetro en promedio, casi hexagonales unidas por gruesas costuras de sal producto de la dilatación y contracción de ella misma… da la apariencia de ser un inmenso panal de sal. Al pedalear sobre estas estructuras naturales, las llantas a su paso quiebran sus frágiles divisiones generando un sonido crujiente… resonancia que nos acompañó los cuatro días que vivimos en el Salar.

Hotel de Sal
Hotel de Sal
ojo de agua y sal
ojo de agua y sal

De camino hacia el oeste, encontramos de paso un Hotel de Sal, construido con bloques extraídos del mismo lugar, cortados a un mismo tamaño formando como pequeños ladrillos, al construirse el edificio usan como mortero de pega la misma sal. Cerca de allí hallamos un ojo de sal; son pequeños orificios sobre la superficie que muestra el contenido inferior sobre el que está formado ese manto salino… es una capa gruesa de 40 a 50 centímetros de ancho de pura sal solidificada y bajo de ella hay un agua cristalina y fría que muchos atribuyen propiedades medicinales.

Nos habían hablado de una isla ubicada a unos 70 kilómetros de la entrada llamada INCA HUASI (Isla del Pescado), queríamos llegar hasta ella pero el viento empezó a ganarnos la partida, lo teníamos en contra al grado que tuvimos que detenernos faltando pocos kilómetros para llegar pues la lucha era intensa.

La fuerza del viento
La fuerza del viento

Decidimos acampar en medio del Salar, nos alejamos de las vías improvisadas y empezó la lucha por armar la tienda combatiendo el espacio con un acelerado viento en contra que alcanzaba por lo menos los 90 kilómetros por hora. La sal es tan sólida y dura que no permitió clavar las estacas de la tienda por lo que nuestras bicicletas y alforjas se convirtieron por una noche en los anclajes de la carpa… tardamos casi tres horas afirmando nuestro refugio, fue una noche de aguerrida lucha; había momentos en que sentíamos que la tienda se desplazaría incluso con nosotros adentro, el viento la azotaba sin piedad…

cocinando sobre la sal
cocinando sobre la sal

apenas pudimos cocinarnos una sopa y medio conciliamos el sueño pues el azote y el silbido del viento contra la carpa ahuyentó nuestro buen dormir… y cuando pensábamos que todo se calmaría, a eso de las tres de la mañana sopló con mayor fuerza. Cuando los primeros rayos de sol se asomaron y como por mandato del astro mayor, el viento se aplacó por completo…se silenció…y nos dejó la sensación de que le ganamos la batalla.

atardecer desde Inca Huasi
atardecer desde Inca Huasi

Al fin llegamos a la isla, una formación rocosa y rojiza en medio de aquella pálida planicie, llena de cactus y plantas espinosas que la hacen majestuosa… sobre ella hay construido un hotel de roca y mucho turismo visitante. Cobran por recorrerla, pero nosotros preferimos aprovechar el espacio y el tiempo para fotografiarla desde afuera… esa noche aprovechamos un espacio detrás de la Isla para acampar que nos protegía del intenso viento que ya conocíamos y así poder pasar una tranquila noche. Mientras nos preparábamos la comida, notamos algo muy extraño y que pocas veces tenemos la oportunidad de sentir… era la presencia del verdadero silencio absoluto, envolvente, intenso, ensordecedor… es como estar bajo el agua, el silencio no solo se escucha con los oídos sino que se percibe con todo el cuerpo… es casi indescriptible su fuerza y su volumen.

desde los cactus
desde los cactus

Donde quiera que uno mire la inmensa planicie permite ver la perfecta redondez de la tierra que hace que las distancias y el tiempo cobren otra dimensión… aquellas montañas que se veían a lo lejos, ya no estaban… ahora solo se ve una línea horizontal que limita con el cielo, son tantas y tan extrañas sensaciones de grandeza, de majestuosidad, de infinidad que cuesta encontrar palabras para describir. Este volumen del espacio llega a afectar la dimensión del tiempo, este transcurre unas veces muy lento, parece que el reloj se detuviera, pero a la vez las horas pasaban tan rápido que nos obligaban a apurar el paso.

Apuntando hacia el futuro
Apuntando hacia el futuro
Apurando el paso
Apurando el paso

Al cabo de tres días de estar acá y haber vivido e interiorizado todas estas dimensiones logramos captar con la cámara ese cúmulo de sensaciones y emociones que el Salar de Uyuni con su azul y blanco nos regaló….les compartimos algunas imágenes que hacen que el espacio, sea un lienzo para jugar con los tamaños, las distancias y la imaginación… recursos con el que formamos éstas composiciones casi inverosímiles que no son montajes fotográficos ni trucos tecnológicos; son verdades del espacio y la dimensión…

Saliendo del casco
Saliendo del casco
de cabeza

Lau de cabeza

cabalgando en la mano

cabalgando en la mano

gimnasia sobre el asiento

gimnasia sobre el asiento

agarrado de la manivela

agarrado de la manivela

Anuncios

~ por suramericaencleta en 11 noviembre 2009.

9 comentarios to “AZUL Y BLANCO: EL SALAR DE UYUNI”

  1. Demasiado comicas las fotos. chicos suerte!

  2. Triple exito de fotos en ese lugar tan magico

  3. Es asombroso ver todo lo puede hacer el ser humano, la creatividad y el arte definitivamente es una cualidad que nos caracteriza como la especie humana. Esas fotos nos han dejado sin palabras y nos hicieron quemar neuronas para poder entender la magia de lo visual. Es un lugar increible pero lo mejor y lo que cualquiera pagar’ia frtunas es por vivir por lo menos unos peque;os instantes de ese silencio del que pudieron ser parte y experimentarlo con todo su cuerpo…realmente es envideable!!!

  4. Muy buenas fotos !!!…y que lugar más increíble……

    Saludos amigos y sigan adelante

    Siempre pendiente.

    Frank

  5. Muchas felicidades por habre estado es ese lugar tan maravilloso, son obras quien nos las regala, nadie podra repetirlas,sigan chicos disfrutando de ese bello viaje, que el Señor les de mucha salud y fuerza, los queremos mucho mi madre y yo.

  6. Mae, qué fotos más chivas. Tenía tiempo de no ver el blog, sorry por el despiste. Todo el viaje está buenísimo. Un abrazo.

  7. Laura y Wagner
    Saludos desde USA y ojala esten de lo mejor,fue muy lindo poder encontrarlos en Uyuni-Bolivia,esperando culminen su travesia sin ningun problema,trate de subir los video clips pero no me deja,si me mandan otra direccion se los enviare
    Carlos Robles & Yvette Jurado

  8. prueba 2

  9. Hola:
    Estamos pensando en cruzar el salar en bici en octubre-noviembre.
    Existe algún tipo de mapa, lugares donde pernoctar, indicaciones para cruzar a Chile,…
    Cualquier información nos será de gran ayuda.
    Gracias por adelantado.
    Mi correo. lapastora@lapastora.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: