URUGUAY: PAÍS APACIBLE

Frontera Argentina-Uruguay

Frontera Argentina-Uruguay

Han crecido como hermanos, tienen en común los asados, las boinas y la pasión por el  mate, tan solo están divididos por las aguas del Río Uruguay y el de la Plata; sin embargo sus ritmos y realidades son muy distintas.

bicis en el tren

bicis en el tren

Nos despedimos momentáneamente de Argentina; Juan y Esteban nos acompañaron hasta la estación de trenes de Retiro para despedirnos en el andén número 4, donde nos esperaba el tren que nos llevaría hasta Zárate, una pequeña ciudad a 78 kilómetros al norte de la capital federal. Por recomendación de muchos y porque es prohibido transitar en bicicleta en las autopistas periféricas bonerenses, decidimos la vía del tren. Fue muy interesante poder subir nuestras bicicletas no como carga ni equipaje extra, sino como un verdadero pasajero en espacios creados para transportar ciclistas junto a su medio de transporte y a precios casi risibles… así viajó suramericaencleta: en tren rumbo al norte, rumbo a la carretera, rumbo a escribir nuevas historias viajeras.

Bomberos de Zárate

Bomberos de Zárate

En Zárate volvimos a tocar las puertas de nuestros buenos amigos los bomberos, de inmediato recibimos un si de respuesta y nos acondicionaron un espacio para dormir de forma segura, cómoda y abrigada. A la mañana nos colmaron de atenciones, regalos y muy buenos deseos para nuestra travesía. Por ahí desayunamos algo sentados en las bancas del parque; respiramos profundo, nos encomendamos al de Arriba y volvimos a nuestras andadas…

Teníamos varias opciones para pasar al lado Uruguayo, tres puentes que nos tenderían la mano para brincar las aguas del Río Uruguay; nosotros elegimos cruzar por el paso de Unzué (de Gualeguaychú Argentina a Fray Bentos Uruguay) pese a que este puente ha sido tomado por los vecinos argentinos desde hace más de tres años y no permiten el paso de vehículos ni tránsito alguno. El conflicto vecinal ha llegado hasta la Corte Internacional de La Haya, y en medio de la disputa está la papelera Botnia, una megaindustria dedicada a la producción de papel que está ubicada a la orilla del Río Uruguay (del lado Uruguayo) y que se le acusa de violentar el tratado binacional de no contaminar el agua del río que comparten ambos países. Pese a ello, la empresa trabaja las 24 horas, los camiones cargados de madera se les cuenta por cientos y la madera triturada que sirve de materia prima forman montículos que se ven desde kilómetros antes.

papelera Botnia

papelera Botnia

Algunos nos decían que no nos dejarían pasar, otros decían que si…, nosotros igual estábamos decididos a recorrer esos kilómetros para conocer de cerca el conflicto ambiental que se teje en medio de aquel puente internacional. Cuando llegamos hasta el retén vecinal, despertamos curiosidad de los manifestantes, de inmediato entablamos un diálogo sobre nuestro viaje y sin mayor demora nos dejaron pasar. Cruzamos aquel solitario puente, divisamos la fábrica Botnia y sin más ni más, ya estábamos en Uruguay. Este ha sido el paso fronterizo más tranquilo y desolado que hemos cruzado, el proceso de aduanas y migración tomó unos pocos minutos y sin ruidos, ni comerciantes ni tiendas ni ambulantes empezamos a pedalear Uruguay… ni siquiera pudimos encontrar a alguien que nos tomara la foto de entrada…

URUGUAY ES TRANQUILO
compartiendo el espacio

compartiendo el espacio

Desde que llegamos a la primera ciudad uruguaya Fray Bentos nos encontramos con un ritmo más pausado, más suave, más relajado. Al principio pensábamos que por ser sábado Santo el pueblo estaría aún reposando; pero no, habiendo recorrido ya más de 465 kilómetros sobre las carreteras uruguayas, habiendo ya cruzado pueblos a la orilla del río Uruguay como Paysandú, Salto, Colonia Palma y Bella Unión; pudimos comprobar que este hermoso y verde país, de caminos planos y de vientos que corren como brisas frescas en realidad tiene un alma sosegada.

International 1951

International 1951

Las personas se pasean por las calles tomando su apreciado mate, se les ve sentadas en los parques o compartiendo con un vecino en el corredor de su casa… el reloj parece que corre más despacio, las horas duran más de 60 minutos, los vehículos antiguos comparten las calles con las motocicletas chinas que colman las veredas. El aire es más liviano, el sol se asoma por el este a eso de las siete de la mañana, surca el cielo calentando suavemente la piel, dando calor al campo y acariciando la curtida tez de aquellos campesinos que labran la tierra, cosechando el sorgo y el trigo que embellece los vastos paisajes que acompañan la carretera.

Represa Salto Grande

Represa Salto Grande

Agustina y Ana María

Agustina y Ana María

Los ríos son bien aprovechados, el Río Uruguay también es escenario de la  represa hidroeléctrica más grande de Uruguay “Salto Grande”, fuimos  a conocerla de cerca pues además sirve de puente internacional para pasar a Argentina. Nos pareció interesante que no solo se trata de una obra civil importante sino que también es un atractivo turístico. Quien la visita puede recibir gratuitamente un paseo guiado con personal de la Represa, conocer como funciona y recibir información sobre su construcción, su generación actual y sus nuevos proyectos. Es una represa compartida entre estos dos países hermanos, ambos de forma salomónica invirtieron para la construcción y hoy comparten en igual proporción la energía que produce… es un vivo ejemplo de que dos países pueden ser socios más que vecinos.

Uruguay es un país pequeño –en comparación con otros países suramericanos- apenas cuenta con 172.000 km2 (más de tres veces Costa Rica) pero solo tiene una población de tres millones y medio de habitantes. Muchos uruguayos han tenido que salir de su país en busca de mejores horizontes, en busca de oportunidades laborales, en busca de un mejor mañana. Algunos opinan que es mucho territorio para pocos habitantes, sobretodo tomando en cuenta que más de la mitad de ellos viven en la capital: Montevideo.

bosques entre campos

bosques entre campos

Moreira

Moreira

Acá la gente se considera pobre, nos cuentan que han sufrido grandes crisis económicas y políticas de las cuales les ha costado levantarse. Moreira, un verdadero cicloviajero en la vida nos comenta que él vive de una pequeña pensión que le da el gobierno, que no tiene casa y por eso debe acampar en carretera a donde le caiga la noche; todo lo que tiene lo lleva sobre su bicicleta, y recorre distancias y pueblos esperando que el calendario le traiga el día que debe cobrar su pensión: ese día come bien…

Doña Elvira y su hija

Doña Elvira y su hija

 El campo nos permitió conocer a Elvira (descendiente de una inmigrante rusa), ella junto a su esposo y a sus tres hijos dejaron de trabajar para un patrón y decidieron trabajar sus pocas hectáreas de tierra; empezaron sembrando un árbol de limones, luego otro de pomelos, hoy cosechan choclos; poco a poco hicieron su casa, un gallinero y un molino para sacar agua gracias al viento que mueve la bomba que la extrae de las entrañas de la tierra. Doña Elvira y su hija no solo nos dieron agua par nuestras caramañolas, sino que además nos regalaron elotes, limones, pomelos, huevos caseros, pan pero sobretodo la lección de vida de que el que quiere algo y trabaja para ello, tarde o temprano recoge los frutos…

En Salto no pudimos ubicarnos con los bomberos así que por recomendación de algunos fuimos a tocar las puertas de la obra de los Salesianos Don Bosco, allá el Padre Walter y sus colaboradores (Pedro y Miguel) nos tendieron la mano; nos dieron un salón para dormir, nos prestaron el baño para ducharnos y hasta compartimos la cocina para prepararnos la cena. Salimos de allí más cargados que como entramos; a la partida las bicicletas pesaban muchos kilos más pues nos regalaron sal, azúcar, refrescos, café, te y no recordamos que más… pero lo que uno recibe es algo más valioso que lo material, es esa transparencia y sinceridad con que nos tratan, esa honestidad en servir a lo demás, en entregarse sin importar el color, ni el idioma o la nacionalidad que diga el pasaporte; es el verdadero valor del “Ser Humano”…

Eucaliptos y sorgo

Eucaliptos y sorgo

Sin duda la vida da la oportunidad para compartir aquello que se tiene; era el momento de devolver las bendiciones recibidas; fue como en medio de la nada aparece un espacio ideal para acampar, con césped bien cortado, con árboles frondosos que nos regalaron su sombra, perfecto para pasar la noche. Justo cuando llegamos aparece una gatita negra con unos ojos verdes que nos cautivaron, sus huesos se le marcaban por debajo de su pelaje, maullaba sin cesar; evidentemente estaba muy hambrienta y abandonada; unos cuantos minutos después apareció él… un perro tímido y respetuoso que se nos acercó agachado como en señal de sumisión… también sus huesos nos decían que tenía hambre. Esa noche preparamos cena para cuatro, cada cual en su espacio comió hasta quedar llenos, hasta quedar satisfechos, hasta quedar agradecidos. Entonces entendimos las vueltas de la vida… te proporciona para compartir.

Tuna

Tuna

Parches

Parches

 

Policía de Colonia Palma

Policía de Colonia Palma

Ayer fueron los bomberos, hoy es la policía, mañana los creyentes… no sabemos quien nos tenderá una mano, pero siempre estamos seguros de que la mano de Dios está de nuestro lado… mañana martes estaremos pasando frontera hacia Brasil, pero nos llevamos de Uruguay una gran lección de vida: nunca hay que perder la esperanza!!! y esa es quizás la mejor herramienta de éxito, creer firmemente en que las cosas estarán mejor si se trabaja para ello. 

trigo

trigo

Anuncios

~ por suramericaencleta en 12 abril 2010.

5 comentarios to “URUGUAY: PAÍS APACIBLE”

  1. A como hablan de Uruguay, debería irme a vivir ahí… Bueno, qué dicha que siguen en camino y bien. Hoy vi a Agustín otra vez, en la galería. Tuve oportunidad de hablar un poco más con él y de verdad que es un tipo cálido, tuanis. Quedé con Ma. Eugenia de ir a recoger las fotos mañana o pasado. Un abrazo, que sigan bien. (Y qué historia la de Moreira, qué mae…)

  2. en su corto pasaje por bella union nos dejaron una calida y buena imagen les deseo un retrno placentero y estoy seguro que el don de buena gente que son les allanara el camino para un retorno pronto al uruguay gracias por compartir una horas con nosotros. un abrazo

  3. Hola Wagner y Laura!
    Me alegra mucho conocer todas sus experiencias de viaje y ver como transcurre la vida sobre un par de ruedas andando por América! Sus historias no solo nos cuentan los lugares donde visitan y que hacen, si no también nos transmiten sabiduría! 🙂
    Que Dios los benidga y espero que continuen acumulando experiencias que les cultiven el corazón y alma para que las compartan con nosotros!
    Saludos desde Costa Rica! Un abrazo a la distancia!

  4. interesante viaje …..

    saluds desde LIMA

  5. hola mis ticos…gracias por sus saludos y me alegra saberlos ya en tierras más cálidas, poco a poco más cerca de casa…ahorita viene el país más grande de sudamérica, Brasil, con variados contrastes y ritmos más calientes, espero que sigan con el mismo halo bendito y disfruten de todo eso. Siempre les recordamos aunque ya estén tan lejos de este rinconcito, abrazos y besos a los dos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: