DE BOGOTÁ A ARMENIA: PASADOS POR AGUA

•23 noviembre 2010 • 8 comentarios
Oscar Cañón, Maik Günther y suramericaencleta
Oscar Cañón, Maik Günther y suramericaencleta

Colombia está sufriendo una de sus mayores olas invernales de los últimos tiempos, no ha parado de llover en prácticamente todo el año y en los últimos días la incesante lluvia ha provocado grandes inundaciones, deslizamientos, derrumbes,  muertos y muchas familias damnificadas. El clima no ha dado tregua y ha obligado al gobierno de Santos a declarar “Estado de calamidad pública” con el propósito de conseguir fondos y ayudas para atender la emergencia.

Nuestra estancia en Bogotá se tuvo que prolongar más tiempo de lo esperado, pues por las fuertes precipitaciones, muchas de las carreteras estaban presentando derrumbes y cierres parciales o totales, así que el calendario pasaba y nosotros ya con ganas de volver a la pedaleada después de casi dos meses de no hacerlo.

saliendo de nuestro hogar bogotano
saliendo de nuestro hogar bogotano

Elegimos un domingo para salir pues prácticamente todas las calles de Bogotá y sus principales vías las cierran para que los ciclistas las aprovechen de lado a lado. Ese día nos levantamos bien temprano, desempolvamos nuestra ropa de ciclismo –que por cierto nos quedaba un poco más ajustada debido a que aumentamos unos kilitos- y como niños en su primer día de escuela, a las 9 en punto se dio el banderazo de salida. Pero no salimos solos, nuestro querido amigo Maik nos acompañó por varios días; así recordó sus viejos tiempos de cicloviajero que sin duda es un “arte” que nunca se olvida!!!.  

una reunión de familias
una reunión de familias

Nuestra meta era llegar a Facatativá, un pueblo rural a unos 40 kilómetros de Bogotá donde vive nuestro gran amigo y consejero Oscar Cañón www.sobre2ruedas.com . A medio camino nos encontramos con él y los cuatro  nos dirigimos a su casa donde su maravillosa mamá Dora y su gentil padre Hernán no pararon de atendernos y consentirnos todo el tiempo. Y no solo a nosotros sino también a la familia Hermidas (de la esposa de Maik) quienes llegaron en carro hasta Facatativá para acompañarnos en la salida.

Iglesia de Facatativá

Iglesia de Facatativá

Nos dimos un día libre en Facatativá para recorrer su impresionante e importante Parque Arqueológico, conocido también como las Piedras del Tunjo, está ubicado en el departamento de Cundinamarca, a tan sólo 40 km de Bogotá. El Parque tiene la superficie de 40 hectáreas, en las cuales se pueden encontrar abrigos rocosos, pintura rupestre y maravillosos paisajes.En el Parque se encuentran inmensas rocas metamórficas, resultado de la intensa presión de la tierra que, con el desarrollo de la litosfera, terminaron el piso de un gran lago que probablemente cubría la Sabana de Bogotá. Los sesenta murales están esparcidos irregularmente por todo el parque de Facatativá.

enormidad

enormidad

El parque alberga una de las mayores concentraciones de pictografías en un área urbana. Su antigüedad puede alcanzar los 12.000 años. Los antiguos pobladores muiscas, comentaban a los cronistas que estas pinturas habían sido hechas muchas lunas atrás. No se puede determinar exactamente la época de las pictografías, no es posible establecer si son Muiscas o del periodo Herrera. Tampoco es posible comprobar si las diferentes pictografías corresponden a una o varias épocas. Independientemente de este desconocimiento las pictografías presentes en los abrigos rocosos, se constituyen en un valioso patrimonio natural y arqueológico de importancia mundial.

pictografía milenaria

pictografía milenaria

geometrías ancestrales

geometrías ancestrales

JUNTOS HASTA HONDA

Ahora la carretera la compartimos los cuatro cicloviajeros, Oscar nos llevó por una ruta sin pavimentar que resultó muy despejada de vehículos, muy rural y pintoresca, al llegar a la parte más alta, compartimos uno buen jugo de naranja natural y seguimos juntos unos kilómetros más. En  un pueblo más adelante, llamado La Vega le dimos un fuerte abrazo a Oscar y prometimos que algún día la vida nos volvería a reunir. El se devolvió a su casa mientras que nosotros tres –Maik, Wagner y Laura- seguimos camino hacia Honda.

pura vitamina C

pura vitamina C

Honda es un pueblo de tierra caliente muy importante para Bogotá, por haber sido el principal puerto de salida y entrada al Río Magdalena cuyo recorrido llega hasta la costa atlántica, además hoy es un lugar turístico por excelencia para que los bogotanos puedan disfrutar del clima cálido y de las amplias aguas del río más  emblemático de Colombia y que es su columna vertebral.

Casco histórico de Honda

Casco histórico de Honda

La idea original de nuestra pedaleada hacia Pereira era cruzar la cordillera central subiendo el Alto de Letras (a 3500 msnm), por las inclementes lluvias tuvimos que cambiar de rutero. Justo la vía que une a Honda con Manizales estaba cerrada en varios puntos debido a la cantidad de derrumbes y caía de material que obligó a cerrar el paso de vehículos e incluso la evacuación de casas. Así las cosas y para no exponerse más allá de lo prudente, de último momento decidimos seguir viaje hacia el sur, hacia Ibagué para intentar pasar la cordillera por La Línea –el paso de alta montaña que habíamos cruzado 18 meses atrás-.

Pero llegó el momento de despedirnos de Maik, su esposa Elisa y su hijo Simón quienes lo habían llegado a topar a Honda. Fue una despedida difícil pues los 4 cuatro días que compartimos pedal más las dos semanas en Bogotá lograron crear un lazo hermano que siempre duele cuando hay que tomar direcciones opuestas… pero así es esto, sin duda alguna sabemos que ese fraternal abrazo lo repetiremos algún día… cuando el camino nos vuelva a reunir.

Hasta pronto Maik, Elisa y Simón!!!

Hasta pronto Maik, Elisa y Simón!!!

DE NUEVO EN ARMENIA

Las lluvias no paran y tuvimos que subir La Línea en un jeep toda vez que la carretera está colmada de camiones y trailers día y noche, y en  virtud de que el paso por Letras está cerrado, todo el tránsito que sale de Bogotá está pasando por este lado. Los derrumbes también se presentan en la vía y se suman los trabajos incesantes en la angosta carretera. Así que sorteando todos esos obstáculos llegamos de nuevo a Armenia. De inmediato buscamos a nuestros recordamos amigos los Bomberos, quienes de nuevo nos abrieron sus puertas e incluso nos recibieron como viejos amigos que se reencuentran después de muchos meses de no verse. Les contamos como nos fue en el viaje y lo poco que nos resta de él.

Apenas nos quedan 50 kilómetros de pedaleada acá en Colombia, nuestra próxima ciudad será Pereira, desde donde saldrá nuestro avión hacia Ciudad Panamá este 02 de diciembre; pero antes tenemos en agenda más encuentros fraternales; esperamos   ver a nuestros queridos amigos Alex y Ancizar (los chicos de cicloexpedición por Suramérica) que viven en Pereira y también visitar a Sebastián y a Andrés (los chicos de a20porhora) que viven en una ciudad cercana llamada Manizales donde celebraremos el cumpleaños 34 de Wagner.

Así que antes de que nuestro avión despegue para acercarnos a casa, pasaremos unos días compartiendo este hermoso eje cafetero con aquellos amigos con quienes compartimos kilómetros de pedal y experiencias de viaje…

chispas del oficio!!!

chispas del oficio!!!

Anuncios

BOGOTÁ: EL INICIO DE LA RECTA FINAL

•12 noviembre 2010 • 12 comentarios

 

Malabaristas de la bicicleta

Javier, un bogotano malabarista de la bicicleta

Una de las principales lecciones aprendidas cuando se viaja es a ser flexible a los cambios de planes y tomar decisiones siguiendo la intuición que por cierto se maximiza cuando se es viajero.

Originalmente teníamos planeado pasar de Manaos hacia el norte de Brasil, justamente para ingresar a territorio venezolano y cruzar ese hermoso país bolivariano para luego entrar de vuelta a Colombia por la costa atlántica. Sin embargo tuvimos que tomar la dura y difícil decisión de no pedalear Venezuela, principalmente por razones presupuestarias pero además porque ese país vive una coyuntura política, económica y de seguridad ciudadana algo difícil para el viajero.  Así que tuvimos que desistir de conocer la Gran Sabana, Roraima, el emblemático Salto del Ángel y el Parque Canaima… serán sin duda motivos suficientes para un próximo viaje…

Así que desde Leticia (amazonía colombiana) salimos en avión hacia Bogotá –no hay otra forma de transporte pues no hay carreteras en esta zona selvática- así que en un vuelo que apenas tardó una hora y veinte minutos pasamos de una selva colmada de ríos y árboles a una metrópoli de edificios en ladrillo y tránsito congestionado.

 

Maik, Elisa y Simón

Maik, Elisa y Simón

Y de nuevo nuestros grandes anfitriones Maik y Elisa ahora con su pequeño hijo Simón nos recibieron a lo grande, nos recogieron en el aeropuerto y  nos llevaron hasta un apartamento de su propiedad que recién remodelaron y que estaba listo para estrenar… que maravilla estrenaríamos apartamento!!!.

Esta es la primera vez que repetimos una capital en nuestro viaje suramericano por lo que hasta cierta forma nos sentimos en casa toda vez que volver a recorrer estas calles y ciclovías, así como sus principales avenidas comerciales nos parecen tan familiares como acogedoras.

Pero el hecho de pasar del nivel del mar a 2600 metros de altura nos jugó una mala pasada, nuestra desgastada y escasa ropa para frío no nos alcanzó y recién llegados a esta capital, la gripe nos abrazó. Primero empezó Laura con su típico dolor de glándulas seguido de dolor de cuerpo y congestión nasal; los síntomas se encrudecieron y la obligaron pasar en cama varios días. A los pocos días comenzó Wagner con los mismos síntomas; sus coyunturas le dolían, la fiebre apareció y la fuerte constipación le impedía respirar… de nuevo pasamos varios días en cama viendo llover en Bogotá

 

sobrellevando la gripe

sobrellevando la gripe

Y es que el invierno ha sido crudo también por estas latitudes, los aguaceros no dan tregua y el frío no cede a ninguna hora. Colombia está sufriendo de fuertes inundaciones en muchas partes del país, las carreteras cerradas por derrumbes es la tónica y miles de damnificados demandan la ayuda inmediata. Algunas de las vías por las que debemos seguir pedaleando están bloqueadas o inhabilitadas así que nuestra estancia en Bogotá se ha alargado en espera de que las autoridades recuperen esas carreteras.

Y MIENTRAS LA GRIPE PASABA…

 

Pedal creciendo

Pedal creciendo

Teníamos tanto tiempo de no poder descansar tranquilamente y por tantos días que la verdad esta gripe ha sido una gran bendición para nosotros, aunada a la fortuna de contar con este apartamento que nos prestaron nuestros anfitriones bogotanos. Nuestro querido y mimado Pedal (Pedalinho) ha tenido mucho espacio para correr, jugar y perseguir su pelotita anaranjada por todo el piso. Ahora que aprendió a tomar agua solito le ha dado más soltura e independencia así que podemos afirmar que se ha convertido en un verdadero gato… escala, muerde, juega, salta y maulla todo a la vez, en estos quince días ha crecido montones y ha aumentado de peso, esperamos que no se le olvide que es un ciclo gato y que pronto deberá volver a su jaulita para continuar nuestra pedaleada hacia la casa.

 

Bicicletería Duarte
Bicicletería Duarte

www.biciduarte.com Nuestras amadas y fieles bicicletas fueron a un merecido mantenimiento general, Maik nos llevó a su bicicletería de confianza  BICICLETERÍA DUARTE una empresa familiar atendida desde los abuelos fundadores hasta los nietos adolescentes. El abuelo Duarte fue corredor profesional, participó en varias vueltas oficiales a Colombia e inclusive en España: el construye bicicletas que le han dado vuelta al mundo incluso han competido en varios países y ganado campeonatos (de hecho una vuelta ciclística de Costa Rica en los años 80´ fue ganada con una bicicleta Duarte). En semejantes manos quedaron don Cleto y doña Cleta, así que cuando las recibimos de vuelta estaban como nuevas y listas para enfrentar los kilómetros de montañas y planos que vienen para volver a casa.

 

Museo de Oro, Bogotá,Colombia

Museo de Oro, Bogotá,Colombia

En una escapadita y con pañuelos en mano visitamos de nuevo el Museo de Oro de Bogotá, pues lo recordábamos  como uno de los mejores en su especie no solo de Colombia, sino que después de haber recorrido todo Suramérica, este museo bogotano sin duda lo calificamos como el más completo, interactivo y emblemático de la región. Así pasamos entre estornudos recorriendo sus pasillos y deleitándonos con su muestra, que ahora nos parecía más cercana e incluso más familiar.

BOGOTÁ ES SINÓNIMO DE CICLISMO

 

Bogotá: una ciudad para la bicicleta

Bogotá: una ciudad para la bicicleta

En realidad todo Colombia es adicta a la bicicleta, pero Bogotá es quizás la principal capital suramericana que lleva en su corazón y en su organización más allá el gusto por la bicicleta. De nuevo disfrutamos de las ciclovías de esta ciudad –una de las más grandes del mundo-, disfrutamos de las principales vías que cada domingo cierran para que las familias enteras se entreguen al gusto de recorrer su ciudad sobre dos ruedas. No importa si su bici es nueva o antigua, si usted peina canas o usa tatuajes, si es conservador o un camiseta negra… todos absolutamente todos se lanzan a las calles a disfrutar de su bicicleta y de su capital color ladrillo.

 

charla para "Mejor en bici" Bogotá

charla para "Mejor en bici" Bogotá

MEJOR EN BICIhttp://www.elespectador.com/impreso/articuloimpreso191008-mejor-bici

es una ONG que nos invitó a dar una pequeña charla sobre nuestro viaje a un grupo de sus afiliados. El martes 09 de noviembre lo agendamos para este evento pero también la lluvia agendó caer como nunca en este año… la ciudad de Bogotá prácticamente se inundó y las calles y avenidas eran un verdadero caos. No obstante, y aunque llegamos en taxi, no faltamos a la cita del Café Samba; allá nos estaba esperando un nutrido grupo de ciclistas que también habían desafiado el torrencial aguacero para acudir a la charla. Disfrutamos muchísimo con ellos, les compartimos de nuestros motivos y motivaciones así como de hermosas e inspiradoras fotografías que el lente de Wagner ha captado durante el periplo. Estos chicos de “Mejor en bici” persiguen motivar a las personas a que viajen en bicicleta hacia sus trabajos, promueven que los patrones incentiven a sus empleados a viajar en bici e incluso que les premien por esa decisión. Parte de su estrategia es vestir elegantemente para sensibilizar que es posible usar la bicicleta como el medio de transporte óptimo para los ejecutivos y profesionales de hoy… mucha suerte chicos en esa importante tarea de educación  que se han propuesto!!! Si quieren saber más de ellos búsquenlos en Facebook como”mejor en bici” Bogotá.

NUESTRA RECTA FINAL

El cambio de planes que tuvimos que hacer nos obliga a reducir el tiempo de viaje, así que la recta final de nuestra aventura está por arrancar.

 

Bogotá desde el Cerro Monserrat

Bogotá desde el Cerro Monserrat

Nos hemos planteado el siguiente recorrido para cerrar nuestro periplo: saldremos de Bogotá este fin de semana pedaleando hacia Pereira, de paso visitaremos a nuestro amigo Oscar Cañón –sobredosruedas-en Facatativa, luego pasaremos un par de días en Manizales con nuestros amigos y cicloviajeros de a20por hora quienes ya están en sus casitas después de meses de pedal; y de ahí llegaremos a Pereira justo a la casa de nuestros amigos y también cicloviajeros Ancizar y Alex, nuestros entrañables compañeros de ciclo expedición por Suramérica con quienes compartimos carretera entre Sao Paulo y Río de Janeiro en Brasil.

Ya veremos si nos da tiempo de pasar un par de días a Armenia y así visitar a nuestros amigos los bomberos quienes nos dieron tanto apoyo; esto sería también como cerrar un ciclo más en nuestro viaje.

Como el Tapón de Darién –zona selvática entre Colombia y Panamá- no permite pasar por tierra esa frontera, tomaremos un avión hacia Ciudad Panamá el 02 de diciembre entrante; estimamos estar en esa capital financiera unos 2 o 3 días y emprender pedal hacia nuestra amada Costa Rica.

Si los planes salen bien y no surge ninguna sorpresa, estimamos que estaremos cruzando la frontera Panamá-Costa Rica por Paso Canoas por ahí del 12 de diciembre… con nuestro sello de entrada buscaremos la Interamericana Sur para luego tomar la costanera y entrar a San José tal y como salimos, por Puriscal…. Esperamos entonces poder comer tamales navideños con nuestras familias y amigos por ahí del 17 o 18 de diciembre cuando estemos llegando al Parque Metropolitano La Sabana, donde todo empezó hace más de 18 meses…

Así que todo aquél soñador que quiera tomar su bicicleta y acompañarnos en todo o parte del recorrido en nuestro país, queda cordialmente invitado a que se nos una en esta RECTA FINAL de SURAMERICAENCLETA y que juntos hagamos realidad nuestro slogan de SALVA EL PLANETA, ANDA EN BICICLETA!!!

Johnny el ciclomalabarista
Johnny el ciclomalabarista

DESDE EL CORAZÓN DE LA AMAZONÍA

•4 noviembre 2010 • 5 comentarios
el corazón del amazonas

el corazón del amazonas

Como si fuese una corazonada desde que entremos a la amazonía sabíamos que el llegar de nuevo a Colombia por el trapecio amazónico sería como sentirnos muy cerca de casa y sin duda al traspasar el primer metro del pequeño pueblo de Leticia el olor a arepas, frutas tropicales, escuchar de nuevo música salsa y después de 6 meses poder hablar completamente en español era prácticamente como un trofeo a la hazaña de cruzar completamente el gigante de gigantes: Brasil.

como un sueño...
como un sueño…

Después de descansar casi tres días y recuperarnos del vaivén del los 8 días en barco estábamos listos para entrarnos al Corazón de la Amazonía.

Nelly Kuiru nkuiru@hotmail.com una atenta funcionaría de la oficina de turismo de Leticia quien se identificó con nuestro proyecto y dado su origen indígena conoce palmo a palmo los secretos de la amazonía, ellas nos hizo tres valiosas recomendaciones las cuales seguimos al pie de la letra.

RESERVA NATURAL TANIMBOCA

prehistórica

prehistórica

 Un paseo por su serpentario www.tanimboca.com  nos mostró lo rico y diverso del mundo animal que habita en la amazonía, con mucho detalle nos mostraron el gran caimán negro una de las temibles especies  que se camuflan en las orillas de los ríos y lagos de la amazonía así como la tortuga prehistórica que esta en vías de extinción y ni que hablar de las decenas de especies de serpientes venenosas así como de la diversidad de colores de las ranas, algunas de ellas con venenos tan potentes que son extraídos para las flechas de servatana para la caza de animales. Este fue un buen preámbulo para lo que se avecinaba en las entrañas de la selva a la que nos adentraríamos. 

 

Caimán del amazonas

Caimán del amazonas

 

VALERIE MEIKLE, UNA HIJA DE LA SELVA. 

Sus brillantes ojos azules, su cabello rubio, su tez blanca, sus 4 hijos y sus 56 años no fueron obstáculo para que esta Inglesa de espíritu aventurero dejara atrás su vida entre la burguesía Colombiana y decidiera convertirse en una hija de la selva, Valerie con Miguel su compañero de entonces y Diego su hijo menor de 11 años decidieron vivir durante 2 años en la profundidad de la selva amazónica en territorio peruano con los indígenas Secoyas con quienes aprendió el concepto de la sencillez, el valor de lo esencial y recibió también la sabiduría milenaria de a quienes llaman “incivilizados”.

celebramos con Valerie un importante encuentro

celebramos con Valerie un importante encuentro

 Después de esos invaluables años de convivencia, de rituales celebrados durante miles de años y aproximarse a los mas profundo de su espíritu con las plantas sagradas, Valerie y Miguel decidieron emprender su viaje hacia el corazón del Amazonas. Entonces en 1993 con una pequeña canoa con techo de paja se entregaron a las aguas del río Putumayo río abajo durante 5 meses para llegar al río Amazonas llevando  como un único motor sus ganas y sus remos.

“Quien de nosotros a tenido el privilegio de mirar a los ojos un Jaguar de cerca, presenciar el saludo de los delfines por haberle rescatado a un compañero, transitar a puro remo1500 km de una de las zonas más agrestes y solitarias del continente, tomar Yajé en el fondo de la manigua, comer mico y piraña o recibir como regalo una Boa bebe”. Esta expedición de vida Valerie la comparte en su libro “Hacia el corazón del amazonas”, totheamazon@yahoo.ie  el cual resume en forma vívida todas sus experiencias acompañado de las ilustraciones por medio del dibujo que el mismo Miguel iba captando a lo largo del recorrido, esto por que habían tomado la decisión inicial de no llevar cámara fotográfica.

... largas distancias en canoa...

... largas distancias en canoa...

Valerie hoy tiene 73 años, vive en comunidad con otras familias y todos amantes de la naturaleza, trabajan por el bien común y son celosos de las 30 hectáreas de reserva natural Cerca Viva. Ella nos hospedó en su casa por dos noches, donde compartimos largas horas de intensa conversa y retroalimentación la cual celebramos como uno de los encuentros más importantes que hemos vivido en el viaje, con una apetecida lata de cerveza Imperial que habíamos reservado para un momento especial, preciado líquido que nos había sido obsequiado por una familia costarricense que habíamos conocido en Río de Janeiro.

Sin duda alguna el haber conocido a Valerie ha sido un hito en nuestro viaje por que nos compartió como se vive en la profundidad de la selva amazónica, hoy llevamos su libro en nuestras alforjas como un tesoro invaluable de algo que ahora es muy difícil de alcanzar. Su experiencia nos sirvió de antesala a nuestro encuentro con la comunidad indígena que visitaríamos.

NEA IPEGÜGÜ: BIENVENIDOS A MACEDONIA.

 

NEA IPEGÜGÜ

NEA IPEGÜGÜ

A 58 km río arriba sobre el río Amazonas se encuentra esta comunidad indígena llamada Macedonia debido a que en los años 70 la mayoría de sus fundadores eran de apellido Macedo, ellos viven a la ribera del río con todo lo que el les proporciona han logrado crear una comunidad organizada, bastante auténtica y ejemplar.

 

niña Ticuna

niña Ticuna

Macedonia está compuesta por 700 personas de tres etnias o tribus diferentes, la mayoría son Tikunas, le sigue los Kocama, y luego los Yagua pero a todos lo que los une es que son de la misma religión ya que esta comunidad así como la gran mayoría de las comunidades accesibles han sido evangelizadas, sin embargo pese a su fe cristiana han logrado mantener un equilibrio entre sus ancestrales costumbres y tradiciones y su credo religioso.

artesanías de Macedonia

artesanías de Macedonia

 Mientras la mayoría del pueblo se dedica a la artesanía otros cultivan sus chacras y pescan en el río, lagos y afluentes. Esta forma de organización social les ha funcionado al grado de ser hoy una comunidad esforzada y pionera por la lucha y rescate de sus lenguas nativas.

 

Danzas ancestrales

Danzas ancestrales

Leyendas Ticunas

Leyendas Ticunas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RAMÓN Y ZOILA…UN ENCUENTRO CON LA SER INDÍGENA  

Desde el primer momento en que arribamos a esta comunidad y explicamos nuestro propósito de conocer la profundidad de la selva y convivir con la sabiduría milenaria de los clanes indígenas, se nos abrieron las puertas de forma totalmente desinteresada, fue así como Ramón y Zoila nos invitaron al seno de su casa y su familia, con ellos pasamos 3 aleccionadoras noches donde vivimos de cerca como se organizan y funcionan las familias indígenas. Muy temprano  Ramón va a su chacra o como nosotros decimos tierra de cultivo a traer el infaltable plátano verde, la exquisita yuca y algún otro producto que la tierra les da; y mientras Zoila mantenía su fogón de leña siempre encendido. Preparaba el arroz blanco y freía pescados de diferentes sabores y colores y hacia hervir la yuca y el plátano Ramón a veces acostado en la hamaca o sentado en un tronco de madera que le servía de silla nos relataba sin reservas ni complejos las costumbres más intimas de su cultura, tales como la ceremonia matrimonial de los Kocama, el pacto de sangre que realiza la joven pareja que se casa y la consumación carnal de procreación que celebran en chacra de cultivo de la pareja recién casada, esto es mas que procrear es un verdadero ritual para la fertilidad de la mujer y la tierra que les dará de comer.

...el fogón de Zoila no se apagaba nunca...

...el fogón de Zoila no se apagaba nunca...

Ramón nos compartió los secretos de las plantas

Ramón nos compartió los secretos de las plantas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Estos relatos entre otros aspectos básicos de la vida nos entretuvieron por horas.Nos enseñaron a lavar ropa en una pequeña quebrada cerca de su casa, nos bañamos todos los días en las tibias aguas del río Amazonas a la luz de la luna o con un domo de estrellas como testigos y hasta nos enseñaron las destrezas básicas para casar con arco y flecha.

Wagner recibió intensas clases de tiro con arco y flecha

Wagner recibió intensas clases de tiro con arco y flecha

Ramón al ver que estábamos tan profundamente interesados en cada tema que conversamos nos invitó a realizar una caminata por la profundidad de la selva virgen amazónica, allí nos explicó los secretos y usos medicinales que le dan a cada planta pero  ese sagrado encuentro fue realmente intenso, por un lado vivimos lo que podríamos describir como una gigante máquina de vida, en la que cada metro que se avanza es una sinfonía de olores, colores, formas y sonidos que detenían nuestro paso, es realmente difícil describir la intensidad que palpita a lo unísono sin detenerse jamás, cada flor, cada planta, cada árbol, cada insecto está en perfecta armonía, conviven como si fuese una sincronía regida únicamente por naturaleza. No podemos transmitir todos sentimientos que llegamos a tener, pero lo único que podemos compartir son las imágenes captadas con nuestro lente desde el corazón de la Amazonía.

 

patas arriba

patas arriba

miles de ecosistemas

miles de ecosistemas

millones de ranas cantan día y noche

millones de ranas cantan día y noche

autodefensas

autodefensas

conversación entre dos saltamontes

conversación entre dos saltamontes

estructuras guerreras

estructuras guerreras

eliconias amazónicas

heliconias amazónicas

acorazado

acorazado

la casa de muchos

la casa de muchos

mirada atenta

mirada atenta

colores fantásticos

colores fantásticos

formas anatómicas

formas anatómicas

mimetismo

mimetismo

en la noche surge la magia

en la noche surge la magia

los sentimos como hermanos cercanos que nos querías decir algo...

los sentimos como hermanos cercanos que nos querías decir algo...

libres al vuelo

libres al vuelo

estaban tan cerca que parecía mentira

estaban tan cerca que parecía mentira

simplemente impresionantes

simplemente impresionantes

celeste

celeste

Delfin Rosado el Rey del río Amazonas

Delfin Rosado el Rey del río Amazonas

S.O.S AMAZONAS

•25 octubre 2010 • 3 comentarios
El Amazonas se seca
El Amazonas se seca

Salimos de Manaos llenos de preguntas e inquietudes, nuestra expectativa había sufrido un golpe duro. De nuevo nos preparábamos para una extenuante semana de barco, ahora río arriba, río adentro, donde el Solimôes comparte tres fronteras (Brasil, Colombia y Perú), serían 1700 kilómetros hacia el corazón de Suramérica y su maltratada Amazonía.

 
Greenpeace, Manaos, Brasil
Greenpeace, Manaos, Brasil

Antes de despedirnos de nuestros amigos manaoenses pasamos unos minutos valiosos por las oficinas de GREENPEACE www.greenpeace.org.br  donde Bernardo Cámara nos recibió muy amablemente y nos compartió interesantes datos e información sobre la realidad de la Amazonía.

Bernardo nos dotó de tanta bibliografía (toda en portugués) que pudimos aprovechar mejor las horas barco, con tanto para leer; el tedioso recorrido, el bullicio de los niños y la monotonía del viaje pudimos soportarlo mejor.

La riqueza de la información es invaluable, pero sobretodo creemos importantísimo compartir algunos datos con ustedes, pues definitivamente lo que ocurra en la Amazonía, no solo afecta al mundo entero sino también a cada uno de nosotros. Por lo que no podemos desentendernos de esta cruda realidad que acontece en esta selva más grande e importante del planeta.

QUE ES LA AMAZONÍA??

La Amazonía ocupa cerca del 5% de la superficie terrestre, ocupando 7 millones de kilómetros cuadrados (o sea, en esta área cabría 137 veces Costa Rica). La Amazonía la comparten 9 países de América del Sur, de los cuales el 60% está en Brasil. Es a su vez la mayor cuenca hidrográfica del planeta la cual contiene 1/5 parte del volumen de agua dulce del mundo. Ni que decir de la flora y fauna de la Amazonía, cada año se descubren miles de nuevas especies animales y vegetales.

Fotografía de Rodrigo Baleia para Greenpeace- Parque Nacional do Jau
Fotografía de Rodrigo Baleia para Greenpeace- Parque Nacional do Jau

Y precisamente esta es la gran riqueza del Amazonas, es su agua y su vida, sus secretos y sus entrañas, pero esto parece no desvelar a los gobiernos ni a los diferentes grupos de interés que atentan contra este gran pulmón.

gigantes al suelo
gigantes al suelo

Los grandes flagelos que hoy amenazan esta riqueza natural son muy diversos, el DESMATAMENTO (como le llaman a la deforestación), es decir a la tala indiscriminada e ilegal de selva primaria. Los números son alarmantes, en tan solo 40 años la Amazonía brasileña perdió el 17% de su área, esto representa 700 mil kilómetros cuadrados deforestados (es como si hubieran talado 14 veces Costa Rica). Y la actividad no se detiene, en los años 2002 a 2005 la Amazonía se deforestaron más de 70 mil kilómetros cuadrados, prácticamente arrasando con la floresta completa de los Estados de Rondonia y Mato Grosso. (ver mapa proporcionado por Greenpeace actualizado al 2009) desmatamento de la amazonia hasta el 2009 

Fotografía de Bernardo Camara en la carretera Transamazonica
Fotografía de Bernardo Camara en la carretera Transamazonica

Y cual es el motivo por el cual deforestan??? No solo lo hacen para extraer las maderas preciosas y exóticas de la zona, sino también para crear amplias áreas de pastoreo para ganado vacuno (en ese mismo periodo introdujeron 14.5 millones de cabezas de ganado) y también para destinarlas a extensas plantaciones de soya.

Greenpeace ha hecho un trabajo muy intenso (y hasta peligroso) pues los intereses económicos son tantos que las muertes son recurrentes, el trabajo esclavo va en aumento y las amenazas de muerte son cumplidas. Muchas empresas transnacionales en el mundo entero compran y consumen productos originados en estas áreas deforestadas, por ejemplo, Mac Donalds, quien compraba soya de áreas desmatadas, así como China. Por su parte marcas como Nike, Addidas y Timberland compraban el cuero producto del ganado que pastorea las áreas deforestadas. Lo que Greenpeace ha denunciado y estas empresas se han visto en la necesidad de revisar la procedencia de sus insumos y se han comprometido a no adquirirlos si proceden de la Amazonía desmatada ilegalmente.

Fotografía de RodrigoBaleia para Greenpeace
Fotografía de RodrigoBaleia para Greenpeace

EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA AMAZONÍA

El calentamiento global es el mayor desafío ambiental del siglo XXI, la temperatura media mundial ya subió 0.7 ºC en cien años, los científicos afirman que la quema de combustibles fósiles (gasolina, diesel, gas, etc.), la deforestación y las quemas de las florestas tropicales (como la Amazonía) son las principales causas del fenómeno..

Mucho hemos escuchado sobre estos temas del cambio climático, del calentamiento global y del efecto de invernadero, pero estamos claros como funciona esto?? Durante billones de años la presencia en la atmósfera de vapor de agua y de dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O) dieron origen al efecto invernadero; este fenómeno creo las condiciones necesarias de temperatura para que surgiera la vida en la Tierra. Esos gases absorben parte de la energía del Sol y la redistribuyen en forma de calor a través de las circulaciones atmosféricas y oceánicas y otra parte de esa energía es irradiada al espacio. Cualquier factor que altere este proceso afecta el clima global.

Fotografía de Rodrigo Baleia para Greenpeace
Fotografía de Rodrigo Baleia para Greenpeace

Ahora, el tema es que con el aumento de la emisión de gases (por la creciente flota vehicular, por el crecimiento industrial, el uso indiscriminado de energía eléctrica, etc) así como las quemas de bosques la capa de gases de la atmósfera se hizo más densa por lo que retiene mayor calor del sol y por ende aumenta las temperaturas en la Tierra.

Si el aumento de la  temperatura del planeta pasa de los 2ºC encima de los niveles preindustriales, los riesgos de extinción en masa, los colapsos de ecosistemas, la escasez de agua, la falta de alimentos y los perjuicios económicos de todos los países aumentarán significativamente. EL SISTEMA CLIMÁTICO PODRÁ ENTRAR EN COLAPSO CON CONSECUENCIAS PARA TODA VIDA EN LA TIERRA.

Fotografìa de Rodrigo Baleia para Greenpeace_Alta Floresta

Fotografìa de Rodrigo Baleia para Greenpeace_Alta Floresta

ALGUNAS CONSECUENCIAS DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

Al subir la temperatura del planeta, las grandes masas de hielo (como los de la Antártida) se están derritiendo a lo largo de los últimos años, al igual que las montañas nevadas, lo que provoca el aumento del nivel del mar entre 30 cm a 80 cm (en los próximos 50 años) lo que significa que las ciudades costeras podrían perder grandes áreas en incluso desaparecer.

Hoy en día un millón de kilómetros cuadrados de la Amazonía se han convertido en zonas semi áridas y con el ritmo actual de desforestación y emisiones de gases se estima que 6 millones de kilómetros cuadrados de floresta amazónica se pueden transformar en áridas sabanas en los próximos 100 años

Un planeta más caliente disminuirá las precipitaciones transformando rápidamente extensas áreas en regiones áridas. Menos agua significa una tragedia social.

lluvia sobre el Amazonas
lluvia sobre el Amazonas

El cambio climático va alterar la trayectoria de tempestades severas, grandes ciudades pueden entrar en la ruta de grandes huracanes. El padrón de circulación de corrientes oceánicas van a cambiar la flora y fauna marina, las áreas de pesca y la propia ocupación humana. Las lluvias serán cada vez más intensas, van a castigar duramente a las ciudades con un gran impacto social sobretodo a los barrios más pobres. Las ciudades, el campo, la generación de energía y hasta el turismo serán afectados.

Brasil es el cuarto emisor del mundo de gases de efecto invernadero, el 75% se debe a la deforestación mientras que un 22.5% es proveniente de la combustión (quema de combustibles fósiles). Así como es importante reducir la tala de árboles, es importante incentivar el uso del transporte colectivo y de otras formas de transporte limpio, de energías alternativas como la eólica y la solar.

Enfermedades infecciosas transmisibles están relacionadas a la contaminación del aire, éstas irán en aumento. Los cambios en los ciclos de agua y en los ecosistemas principalmente en las zonas más preservadas también van a interferir en la distribución de enfermedades. Por ejemplo, existen 182 tipos de virus circulando en la Amazonía de los cuales 30 actualmente afectan al ser humano, sin embargo, si la deforestación continúa, no hay duda que esos virus se redistribuyan en otras áreas y algunas hasta muten afectando a las personas.

vulnerabilidad

vulnerabilidad

S.O.S AMAZONÍA

La Amazonía en pie es muy importante no solo para Brasil sino para el clima de la Tierra pues la floresta es un gigantesco reservorio de carbono, si desapareciera, aproximadamente 100 a 120 billones de toneladas de carbono se liberarían a la atmósfera, aumentando considerablemente los gases de efecto invernadero (15% a 17%) lo cual generaría una elevación de la temperatura intensificando la destrucción del planeta.

Por el efecto de fotosíntesis, la Amazonía que no ha sido deforestada absorbe de la atmósfera 400 millones de toneladas de carbono por año.

La Amazonía es un sorprendente regulador atmosférico y tiene el papel protagonista en el establecimiento del régimen de precipitación de lluvias en todo América del Sur y hasta de otros continentes.

La atmósfera amazónica aún sirve como filtro de contaminantes. Oxidantes como el ozono y óxidos de nitrógeno son removidos por mecanismos regulatorios, propiedad que puede ser perdida con la destrucción de la floresta.

Fotografía de Rodrigo Baleia para Greenpeace- Parque Nacional de Anavilhanas

Fotografía de Rodrigo Baleia para Greenpeace- Parque Nacional de Anavilhanas

LO QUE CADA UNO PUEDE HACER

  • Infórmese, procure entender las causas del cambio climático y sus consecuencias para el planeta. Divulgue el tema en su comunidad, promueva debates sobre lo que precisa ser hecho.
  • Economice energía. Tórnese un consumidor eficiente de la energía. Cambie las lámparas incandescentes por fluorescentes. Apague luces en su casa o trabajo y desconecte los aparatos que no esté utilizando
  • Compre electrodomésticos que estén clasificados para eficiencia energética (Clase A).
  • Deje el carro en el garaje, utilice transporte colectivo o SU BICICLETA, dé preferencia a combustibles limpios, como el alcohol o biodiesel
  • Consuma menos carne. Adopte una dieta vegetariana en su vida. Al menos pruebe no consumir carne por una semana y compruebe los beneficios en el cuerpo, en el rendimiento y hasta en el estado de ánimo
  • Evite el desperdicio de agua, revise las fugas en su casa o trabajo (compare su recibo de agua con la de los vecinos para cotejar consumos excesivos). En áreas sujetas a secas almacene agua en cisternas.
  • Exija en su Municipalidad sistemas eficientes de drenaje urbano, colectores y tratamiento de aguas servidas así como un adecuado manejo de residuos sólidos como el reciclaje.
  • Infórmese de viviendas ecológicas que aprovechan el agua de lluvia, usan energía solar para el calentamiento de aguay la iluminación. Diseñe su casa bajo diseños bioclimáticos aprovechando la luz y la ventilación natural.
  • Diversifique la producción en el campo. Reforeste en su propiedad, en las riberas de los ríos y nacientes, con especies nativas. Siembre un árbol!!!
  • Compre muebles o maderas certificadas, es decir, que provengan plantaciones reguladas y nunca ilegales.

El Amazonas significaba para nosotros llegar al corazón del viaje, como al corazón del mundo, sin embargo un profundo sentimiento de dolor nos embargó cuando llegamos a entender la realidad de lo que ocurre, desearíamos poder escribir palabras más esperanzadoras pero desgraciadamente lo que está pasando en la Amazonía no es reversible… confiamos que esta realidad llegue a lo más profundo de cada uno y nos motive a tomar acciones reales que modifiquen nuestro entorno…

...para que los niños sigan jugando

...para que los niños sigan jugando

 

MANAOS: EL ENCUENTRO DE LAS AGUAS

•12 octubre 2010 • 4 comentarios

el encuentro de las aguas

el encuentro de las aguas

Sin lugar a dudas Manaos era una de nuestras ciudades más expectantes del viaje; cuando estábamos planeando el periplo; entre vinos y quesos imaginábamos llegar a esta capital corazón del Estado Amazónico Brasileño creyendo que la energía poderosa de la naturaleza se sentiría en cada rincón y que la fuerza de la selva y sus secretos le darían una vibra especial.

Pero nos encontramos con una urbe gigantesca de dos millones de habitantes, con un tráfico colapsado, con una actividad comercial aturdidora, con una industria del turismo arrollador y explotador.

Una ciudad en expansión

Una ciudad en expansión

Manaos es hoy por hoy el gran polo industrial de Brasil, en esta ciudad se encuentran las grandes fábricas automotrices, de polímeros, de componentes electrónicos y hasta de algunos productos alimenticios. Hoy Manaos es una ciudad altamente mercantilista, se produce absolutamente de todo pero por razones que aún no entendemos, esos mismos productos hechos en Manaos se venden acá al doble del precio que el resto de Brasil.

Ahora entendemos el porque de esta actividad industrial tan intensa; nos contaban que después de los nativos, los primeros pobladores de estas tierras amazónicas fueron los portugueses, los llamados Barones de la Borracha, miembros de la aristocracia portuguesa que se instaló en Manaos para explotar el látex (conocido en Brasil como la borracha), que se extraía de los árboles Serengueiros, los cuales habían en abundancia en esta zona.

Desde el principio fue así, cada vez entraban nuevos grupos a explorar y explotar nuevas fuentes de riqueza que la selva amazónica ofrece… luego vinieron los explotadores de maderas preciosas, así centenarios árboles eran derribados sin control alguno y transportados por el Río Amazonas y sus afluentes. Luego la industria del petróleo también se interesó en estas tierras, ni que decir de la industria minera y de piedras preciosas… y ahora es el turno de la actividad turística.

 

artesanía indígena

artesanía indígena

Todos siguen explotando este enorme pero amenazado paraíso terrenal, lamentablemente todo requiere dinero, acá no hay opciones gratis ni razonablemente económicas. Las agencias formales e informales de turismo tienen la firme visión de que el “turista” viene a derrochar su dinero y que está dispuesto a despilfarrar sus billetes en cualquier capricho. Acá en Manaos todo es plata, todo es explotación, todo es un enorme teatro.

Como duele tener que describir así una ciudad tan importante, parece que no tienen ni idea ni interés del lugar donde se encuentran; del tesoro natural que tienen alrededor, ni de la vida que significa para el resto del mundo. Parece no importarles que los índices de tala ilegal de árboles vaya en aumento de forma exponencial, que los ríos estén bajando sus niveles de agua, que el calor se esté intensificando más y que las garras del tráfico de drogas ahora sean los nuevos explotadores del Amazonas… parece no importar que el pulmón del mundo esté muriendo!!!

 

una casa flotante y una ribera deforestada

una casa flotante y una ribera deforestada

UN MANAOS A NUESTRA MANERA

Tuvimos que descartar la ansiada visita a una comunidad indígena pues ellas son parte de este circo comercial; nos cuentan que muchas están altamente “civilizadas” y que para poder visitarlas se debe pagar mucho dinero, se deben comprar sus artesanías para poder tomar fotos de su “forma de vida”, sus costumbres y tradiciones. Si quieres ir a una verdadera e “incivilizada” comunidad necesitas tener miles de dólares, viajar en avioneta y días de barco, tener permiso del cacique de la etnia así como un permiso institucional de la entidad gubernamental que vela por los derechos de los indígenas… simplemente imposible de alcanzar para nosotros.

Después de semejante trago amargo, de semejante tristeza y decepción, decidimos conocer algunos de los puntos de interés que encierra Manaos, aquellas que no significara dedicar altos presupuestos.

 

Teatro Amazonas

Teatro Amazonas

Teatro Amazonas desde su interior

Teatro Amazonas desde su interior

 

TEATRO AMAZONAS inaugurado en 1876, elegante construcción de corte clásico que ha servido de escenario a grandes interpretes líricos e histriónicos. La suntuosidad de su interior era reservada para la nobleza portuguesa de aquellos tiempos; las maderas preciosas de sus pisos sirvieron de salón de baile, sus lámparas de vidrio importadas de Murano, Italia, daban luz a sus salones… y las butacas de suaves terciopelos sirvieron de asiento para los caballeros y damas de elite de entonces… Este Teatro, icono de la ciudad de Manaos fue construido para que aquellos aristócratas portugueses que explotaban la borracha, tuvieran un lugar “digno” donde divertirse.

EL ENCUENTRO DE LAS AGUAS

El río Amazonas se forma por la unión de dos grandes e importantes ríos: es la confluencia del río Negro, de aguas más oscuras, con el río Solimões, de aguas más claras con tonalidad arcillosa.   Y se encuentran justamente frente a Manaos. En populares embarcaciones viajamos hasta donde esa unión se produce… un espectáculo imperdible.

Ambos ríos corren lado a lado sin mezclarse entre sí por más de 6 kilómetros, se puede ver con total nitidez como las aguas negras y las marrón viajan ondulantes sin unirse, sin confundirse, sin entregarse. Impresionante verlos como danzan, como se comunican y se cortejan.

aguas del Río Negro

aguas del Río Negro

aguas del Río Solimões

aguas del Río Solimões

Este fenómeno es producido por las diferencias de temperatura, velocidad y densidad del agua de los dos ríos. El río Negro tiene una velocidad cercana a 2 km por hora y una temperatura de 22°C, mientras que el río Solimões fluye entre 4 a 6 km por hora a una temperatura de 28°C

casa flotante en tierra

casa flotante en tierra

Mientras viajábamos al encuentro de las aguas, nos llamó poderosamente la atención como la gente convive con el río; se ven las casas flotantes a lo largo de su ribera, familias enteras que desenvuelven sus vidas sobre una casa fluctuante; sobre una estructura de madera erguida sobre enormes troncos de madera que flotan en el agua.

gasolinera flotante

gasolinera flotante

Pero no solo hay casas que viajan en el río, también hay gasolineras donde expiden combustible, a donde las embarcaciones llegan a cargar sus tanques para poder continuar viaje sobre estas carreteras de agua.

Nos comentaban que es una forma de vivir para muchas familias, para muchos grupos o solitarios. Pasan su vida entera sobre el río, solo se dedican a pescar, y a dormir… pasan años sin relacionarse con otras personas que hasta llegan a olvidar su fecha de nacimiento, su nombre y su edad. Viven del movimiento de las aguas, perdieron la cuenta de cuantos amaneceres y cuantos atardeceres han visto, se olvidaron de lo que es vivir en comunidad…

KAMILA Y SIDNEY

Kamila y Sidney comiendo tapioca

Kamila y Sidney comiendo tapioca

Y se preguntarán como hemos hecho para poder hospedarnos todos estos días??? De nuevo Dios haciendo sus maravillas con nosotros. El día que recién llegábamos a Manaos, gracias a la referencia de un buen samaritano, fuimos a tocar las puertas de la organización mundialmente conocida por sus luchas por el ambiente GREENPEACE, allí conocimos a Sydney, un joven que trabaja para esta ONG quien se identificó con nuestro proyecto y de inmediato llamó a su novia Kamilia para procurarnos un techo donde dormir.

Pero no solo ha sido un techo donde protegernos de los violentos aguaceros amazónicos que hemos vivido, sino una pareja que se ha encargado de que nuestra estadía en Manaos tenga calor humano y calor de hogar. Largas horas pasamos conversando con ellos… Sydney nos cuenta de sus experiencias de vida pues es nacido en el Amazonas y ha visto por años lo que sucede en estas tierras… nos llevó a una hermosa catarata que visita desde que era niño y nos convidó a degustar una deliciosa Tapioca de castaña y Tucumán (una especie de tortilla hecha de harina de yuca rellena con un tipo de semilla oleaginosa y una especia de pejibaye rayado).

 

un día en las cachoeiras

un día en las cachoeiras

Kamila por su parte nos ha paseado por la ciudad, hemos visitado zoológicos, parques y playas de río que sirven de balnearios para los vecinos de Manaos. Ambos nos dieron esa mano amiga que sin conocernos nos abrieron las puertas de su casa, nos dieron la confianza y la oportunidad de asirnos de nuevo a la esperanza de que el ser humano es bueno por naturaleza… aunque el entorno parezca decir lo contrario.

playa del Río Negro

playa del Río Negro

Nos despedimos de Manaos, le decimos adiós a Brasil, de nuevo volvemos al Río, pero ahora la embarcación que tomaremos viajará por 7 largos días aguas arriba del Río Solimões, hasta llevarnos a Leticia, ciudad amazónica de Colombia….de nuevo dejamos tierra firme para entregarnos a la danza de las aguas, de nuevo incomunicados; una frontera más que atravesaremos, una nueva expectativa!!!

Tapioca de castaña y tucumán

Tapioca de castaña y tucumán

EL AMAZONAS DESDE LA BORDA

•5 octubre 2010 • 5 comentarios

viviendo de la esperanza

viviendo de la esperanza

Dos días antes de zarpar llegamos al muelle a esperar a Nelio Correa, nuestra embarcación de tres pisos encargada de adentrarnos a las achocolatadas aguas del Amazonas. Ubicamos un espacio en el segundo piso para colgar nuestras hamacas y garantizarnos una buena vista hacia el exterior.

una semana en el Barco Nelio Correa
una semana en el Barco Nelio Correa

Poco a poco fueron llegando más viajeros, más familias, más historias… las hamacas multicolores cada vez más juntas nos anunciaban el hacinamiento en que viajaríamos. Y así fue; es difícil calcular la cantidad de personas y personajes que se embarcaron en Belem y en los puertos posteriores; familias enteras que con cuatro generaciones representadas abordaban la embarcación trayendo consigo todo lo que tienen en la vida: sus camas, colchones, cajas de ropa, electrodomésticos y quizás mucha nostalgia de dejarlo todo para buscar nuevas oportunidades en tierras lejanas, tierras amazónicas, tierras extrañas.

Después de que los cargadores colmaron las bodegas y todo el primer piso con toneladas de cebolla, papas, cajas y casas enteras… nuestro Nelio Correa pitó tres veces anunciando la salida con tres horas de atraso; serían las nueve de la noche cuando dejamos puerto firme y nos lanzamos a la suerte del Río Pará.

el límite del espacio
el límite del espacio

abordo y al borde
abordo y al borde

La oscuridad no permitía divisar lo que había en la orilla del río, parecían simplemente sombras que dejábamos atrás, la noche fue larga y fría, pero el movimiento del barco y el incesante sonido de las aguas nos arrullaron hasta dormirnos.

El llanto de los niños nos despertó antes de que despuntara el alba; apenas serían las 5 de la mañana pero la vida en el barco ya se empezaba a agitar. Las madres corrían a bañar a sus hijos, los hombres corrían para servirse café mientras el personal del barco preparaba el desayuno. El barco seguía su curso sobre los canales del Río Pará y allá afuera de la borda también empezaban a dibujarse las historias de personas que viven del río y de lo que este les da.

a la ribera del Pará
a la ribera del Pará

la floresta de los canales
la floresta de los canales

Aquellas sombras que se dibujaban en la noche el sol las develó; eran cientos de árboles y palmeras que adornan las riberas del río; los densos manglares parecen barreras naturales entre las aguas y el bosque; las humildes viviendas de maderas añejas son refugios de familias numerosas que solo viven de los frutos del agua, de algún cultivo y de la buena voluntad de los que viajan en los barcos.

Mientras avanzábamos hacia el Amazonas decenas de pequeñas canoas salían al encuentro del barco; al principio no entendíamos por que lo hacían; cual era el motivo de desafiar el imponente avance del barco con aquellas angostas y frágiles embarcaciones. Vimos como desde el interior del navío lanzaban bolsas plásticas al Río; al principio pensábamos que era basura tirada por algún inconsciente pero luego entendimos que es costumbre que los pasajeros de los barcos lancen ropa y comida para estas familias sin recursos que viven en las orillas.

por la ayuda
por la ayuda

provienen de las entrañas de los canales
provienen de las entrañas de los canales

Salían canoas de todas partes del Río, a veces conducidas por las madres mientras sus pequeños niños hacían equilibrio en el borde para alcanzar la ayuda; otras eran conducidas por niños o niñas que quizás apenas contaban con un dígito de edad. Era increíble ver como parecían provenir de las entrañas de la selva, de su interior remaban con la esperanza de volver con al menos una o dos prendas. Algunos lograban pescar un paquete; otros regresaban sin nada a casa, a esperar que otro barco se acercara.

ventas de camino
ventas de camino

Y mientras la vida en el barco tomaba su ritmo y el tiempo empezaba a correr más despacio, afuera las pequeñas lanchas de remo luchaban contra la corriente para acercarse más hasta lograr con mucha pericia engancharse a la nave. Esa es su forma de ganarse la vida, arriesgándola para poder subir a bordo y vender sus productos –camarones de río y jugos de acaí-, después de nuevo descendían hasta soltar su pequeña canoa y volver a la suerte del río, a la espera de la siguiente embarcación.

Y la necesidad es tal, la pobreza es tal, el hambre es tal que la edad no importa; muchas de estas pequeñas canoas vienen piloteadas por niñas que de lugar de ir a la escuela, pasan el día en las aguas del río procurando vender sus productos y recibir ayudas. Exponiéndose a los peligros y riesgos de subir a embarcaciones comerciales, pesqueras o incluso clandestinas. Jugándose el chance de ser víctimas de traficantes y de abusadores. Nos contaban que justo en el Estado de Pará, y el de Amazonas es donde los índices de tráfico de personas, de órganos y de explotación sexual comercial son mayores. Quizás muchos de estos niños que reman hacia las embarcaciones, no regresan a sus casas pues resultan presas fáciles de los delincuentes y explotadores.

SIENTIENDO EL AMAZONAS

Después de 22 largas y extenuantes horas de navío, el capitán nos comentó que a tan solo 40 minutos estaríamos dejando las aguas del Río Pará para incursionar en las del AMAZONAS… nuestra expectativa aumentó, el corazón palpitaba más fuerte y la emoción nos envolvió. Era de noche, noche sin luna, noche sin luz, pero claramente supimos que ya habíamos entrado en el mundo amazónico… el ambiente cambió por completo, innumerables y extraños insectos empezaron a abordar el barco, el clima caliente y húmedo empezó a sofocarnos y el aire parecía enrarecido y pesado. Una fuerte migraña sacudió la cabeza de Laura y una intensa energía comenzamos a percibir…

amanacer en el Amazonas

amanacer en el Amazonas

la otra orilla del río Amazonas

la otra orilla del río Amazonas

De nuevo vimos salir el sol, pero ahora brillaba con más fuerza, con más intensidad, con más encanto sobre las aguas del Río Amazonas  Empezábamos un nuevo día… el corre corre de las mujeres, el llanto de los niños, los hombres buscando café…y a eso de las diez de la mañana la monotonía surgía. Las mujeres entablaban largas conversaciones entre ellas, abanicándose con alguna prenda de sus hijos mientras se compartían experiencias de vida; los hombres dividían su tiempo entre dormir, conversar o jugar dominó y cartas. Los más jóvenes preferían la estridente música de forro (un tipo de reguetón propio de Brasil), o buscar alguna conquista pasajera. Otros en cambio preferían seguir durmiendo pese al calor y al bullicio. Todos esperando que el reloj marcara las 12 para almorzar arroz, frijol, macarrón, carne y farofa (harina de yuca mezclada con aceite y cocinada a fuego lento), dormir una siesta y esperar que la cocina abra de nuevo sus puertas para vender la cena.

entre hamacas

entre hamacas

jugando naipe y dominó

jugando naipe y dominó

Los días en el barco son muy largos, las horas no avanzan, el reloj parece no tener prisa… a veces el barco navegaba cerca de alguna de las orillas del Río y entonces podíamos ver lo que pasa en ellas. Largas extensiones verdes colmadas de árboles se ven interrumpidas por también largas extensiones de potreros y ganadería. La deforestación y tala ilegal de árboles es evidente e indiscreta… vimos como transportan hacia el Río enormes troncos de árboles que cortaron selva adentro y que entre muchas personas y ayudados de caminos de troncos logran remolcar hasta la orilla para después trasladarlos de forma ilegal y solapada hasta los aserraderos y compradores de esas maderas preciosas. Son cientos de hectáreas deforestadas, cientos de hectáreas inertes y vacías que golpean la vista y el corazón; cientos de especies, de flora y de fauna que muere y se extingue cada vez que un gigante de madera cae al suelo…La tala ilegal lamentablemente es una práctica muy común en la Amazonía, algunos lo hacen para vender sus maderas mientras que otros talan para crear zonas de pastoreo y dedicarse a la ganadería. Pero sea el motivo por el que se haga, sin duda alguna este Pulmón del Mundo está amenazado de muerte… está muriendo poco a poco y con él la vida del Ser Humano… sencillo: sin árboles no hay oxígeno, sin árboles no hay agua y sin agua no hay vida…

un daño irreversible

un daño irreversible

De vez en cuando la monotonía del día se rompía gracias al salto de un delfín juvenil; se les ve de todos los colores, los hay grises, azules y los famosos rosados… tuvimos la oportunidad de verlos en familia, en pareja y en solitario. Son más grandes y más lentos que los de agua salada, pero siempre disfrutan de jugar, saltar y nadar largas distancias. Los patos de cuello negro también comparten las aguas con los delfines y las aves que sobrevuelan en la superficie en procura de pequeños peces.

Por los aires

Por los aires

Raimundo y sus hijos Leandro y Ana Carolina

Raimundo y sus hijos Leandro y Ana Carolina

Y al interior del barco las historias de vida también transcurrían… se comparten tantas horas juntos que la amistad y la hermandad fluyen con rapidez. Ya no solo se sabe quien está en la hamaca de al lado sino que conoces su vida y su realidad. Raimundo, un joven padre de tres hijos está viajando con dos de ellos de vuelta a su natal Boa Vista (frontera con Venezuela). Su matrimonio no dio para más y él se hará cargo de sus dos hijos mayores; Leandro y Ana Carolina. Como no tenía plata para pagar hotel, debió dormir en la estación de autobuses una noche mientras el barco llegaba al puerto para poder embarcarse. Solo tenía dinero para un tiquete y no le alcanzaba para poder comprar los almuerzos ni las cenas que venden en el barco. Acostumbrado a trabajar y a la pobreza, se ofreció a ayudar en la cocina del barco, lavando platos y preparando comidas a cambio de que le dieran gratuitamente la comida y los pasajes de sus hijos; él estaba dispuesto a no comer durante el viaje con tal de que sus hijos si lo hicieran. Pero la amistad se alimenta de solidaridad, entre todos invitábamos a Raimundo a un platillo, a una fruta, a un bocado… al despedirnos de él le felicitamos por su coraje y empeño en sacar adelante a sus adorables hijos y empezar su nueva vida de familia.

Paola, su esposo e hija dejaron su casa en el Estado de Maranhâo para asentarse en Manaos, transferidos por la empresa en la que ambos trabajan. En la embarcación llevaban no solo sus bienes y toda su ropa sino también la nostalgia de lo dejado y la expectativa de lo venidero. Paola vería a su hermano y a su hermana que viven en Manaos, tiene 20 años de no verlos… y estarían en el puerto esperándolos con los brazos abiertos.

muchas horas en las hamacas

muchas horas en las hamacas

El Sargento como le decíamos todos, un hombre extrovertido y alegre que es policía militar desde hace 20 años, decidió viajar en el barco para conectarse con las realidades de las personas y familias necesitadas. Su estresante trabajo de policía y su matrimonio roto lo llevó a la depresión y a la incapacidad temporal, está levantando de nuevo su vida para poder continuarla a sus 42 años de edad. Esta viajando de vuelta a Manaos para reincorporarse a su trabajo y esperar pensionarse en pocos años.

Todas estas historias y otras más se comparten, se sufren y se viven en el barco… son tantas horas juntos que las murallas individuales se abren y permiten adentrarse en la vida de los demás.

embarcaciones de gran calado cruzando el Amazonas
embarcaciones de gran calado cruzando el Amazonas

la vida en una canoa
la vida en una canoa

la vida en un barco
la vida en un barco

El Río Amazonas es como una enorme carretera de agua, es el único medio de comunicarse entre pueblos y caseríos; sus aguas a veces turbias y a veces diáfanas son cursadas por pequeñas embarcaciones movidas a remo o a motor, también son el medio para embarcaciones de gran calado que llevan de todo tipo de bienes hacia el Atlántico o hacia el interior amazónico. Un tráfico intenso que no distingue entre día y noche; son 24 horas de navegación constante… de vez en cuando un puerto lo aproxima a tierra firme, pero otros pasan días enteros sin acercarse a la orilla.

La paciencia, la tolerancia, el autocontrol y la madurez emocional son recursos muy valiosos y sumamente necesarios para convivir en una embarcación con tantas personas, tantos niños, tantas formas de vida y costumbres tan disímiles unas de otras. Madres y padres que no atienden a sus pequeños y estos corren a la libre por toda la borda sin que conozcan ni valoren el peligro de caer al agua.  Gente que acostumbra botar basura al suelo o al río, familias que se acomodan entre ropas tiradas al suelo, entre ollas sucias y cajas vacías. Servicios sanitarios mal lavados o saturados… hamacas hacinadas y espacios atiborrados. Fueron 8 días de viaje, 8 días de largas conversaciones y horas de introspección, 8 amaneceres y 8 atardeceres; 192 horas mirando el río desde la borda. De día el barco cobraba vida gracias al bullicio de la gente, por la noche el frío nos abrazaba y el motor de Nelio Correa nos arrullaba… un avance lento y paulatino de 1680 kilómetros para llegar a puerto firme: MANAOS el corazón del Estado Amazónico…

atardecer en el Amazonas
atardecer en el Amazonas

AGUAS SALADAS; AGUAS DULCES

•26 septiembre 2010 • 7 comentarios

las formas de la naturaleza

las formas de la naturaleza

Recién llegábamos de hacer unas tomas para nuestra entrevista en la televisión de Cascabel cuando un joven apuró su paso para alcanzarnos; surgieron las preguntas sobre nuestro viaje y ante tantas anécdotas e historias, optó por invitarnos a cenar en su Pizzería Moriá. Así conocimos a Enrique, dedicado a su familia, a su empresa y al deporte; un ejemplo de emprendimiento y éxito que ha tejido con mucho esfuerzo, pues empezó vendiendo pizzas por una ventana y cuatro mesitas… sus trasnochadas han valido la pena, hoy su pizzería es la única en Cascabel y se mantiene siempre recibiendo comensales amigos y extraños.

Enrique y su famila

Enrique y su famila

Terminamos hospedados en su casa, compartimos la mesa con su esposa Efigenia, sus hijos Enrique y Eduardo y sus padres María y Juan; fueron varios días de participar de sus espacios y sus vidas, cada vez que nos sentábamos a la mesa no solo disfrutábamos de riquísimas comidas tradicionales sino del cariño y la sinceridad con que nos abrieron sus puertas y hasta consejos de cómo criar a Pedalinho nos dio doña María quien disfruta de la compañía de  tres enormes gatos algunos recogidos de la calle y otros comprados.

Doña María

Doña María

Definitivamente, cuando tenemos la oportunidad de compartir tantos momentos con una familia es que reafirmamos que la belleza de un país no lo hacen sus paisajes ni sus escenarios de postal, sino su gente, la sinceridad y transparencia de su pueblo, la humildad de dar lo que tienen, lo que más les sobra: cariño y bondad…

Una noche antes de nuestra partida Enrique nos contó que ya tiene fecha para realizar su tan postergado y deseado viaje en bicicleta hacia Natal, será en noviembre de este año cuando haga un pequeño paréntesis en su diario corre corre y se entregue a disfrutar del pedal, de la carretera y de viajar más allá de sus fronteras y de la divisa territorial. Un espacio necesario que debemos hacer todos en el camino para redescubrirnos y tomar las fuerzas y el coraje necesario para continuar lo que la vida nos tiene preparado.

Que Dios los bendiga y muchas gracias por ser nuestra familia Cascabelense…

amanecer en el Atlántico
amanecer en el Atlántico

Óptica Maranata
Óptica Maranata

Con el amanecer nos dimos una escapadita hasta Fortaleza, capital del Estado de Ceará (como a unos 70 km de Cascabel), teníamos que averiguar sobre los autobuses que viajan a Belem, además teníamos que llevar a Pedalinho al veterinario para que lo revisara y le extendiera un certificado de su óptimo estado para poder viajar en transporte público y aprovechamos además para que Wagner se hiciera sus lentes deportivos pues los que traía se empezaron a reventar por tanto sol y exposición a todo tipo de climas y temperaturas. Fernanda Farias fernandacfbb@hotmail.com fue la doctora veterinaria que atendió a Pedal, no nos cobró la consulta ni la certificación pues entendió de inmediato que se trataba de un gato milagro, rescatado de la suerte de la calle y que hoy es un ciclogato que recorrerá muchos kilómetros para llegar a su nueva casa en Costa Rica. Fernanda le dio el visto nuevo a Pedal no sin antes hacerle mucho cariño y sonidos extraños que quizás no se los enseñaron en la Universidad pero si su vocación y amor por los animales.

Francisco y Ayula nos atendieron en la Óptica Maranata maranata.centro@hotmail.com con la seriedad que amerita y la responsabilidad profesional vieron el caso de Wagner. Hicieron unas cuantas recomendaciones de color y materiales y se comprometieron a entregar los lentes incluso antes del plazo acostumbrado. Les expusimos de nuestra condición de viajeros y de nuestro flaco presupuesto y de forma muy amable nos hicieron un significativo descuento. Y tal como lo prometieron, los lentes estaban listos justo antes de que abordáramos el bus hacia Belem, a tiempo para que Wagner pueda apreciar con nitidez la exhuberancia amazónica que nos espera.

Nos preparábamos para pedalear unos 15 kilómetros para ir a pasar los últimos días en la playas vecinas de Cascabel, cuando doña Cleta (la bicicleta de Laura) sufrió un serio desperfecto mecánico, se quebró la bocina delantera, justamente la que  también sirve de dínamo para dar luz a la bici, pero lo peor de todo es que no rodaba ni un centímetro, pues su eje se rompió a la mitad… La dejamos en un ciclo de confianza de Enrique y seguimos nuestro viaje a la playa (Laura en bus y Wagner en bici).

cuando la marea baja
cuando la marea baja

Piernilla y Scooby
Piernilla y Scooby

Barra Nova… que forma de despedirnos de las playas brasileñas!!!, llegamos casi con la noche así que apenas nos dio tiempo de ubicar donde acampar y armar nuestra carpa. “Piernilla” nos ayudó en eso, él es un joven empresario del pescado y mariscos que mueve no solo sus embarcaciones pesqueras sino a un pueblo entero. Él recibe pescado de muchos de los pescadores de su comunidad, le da trabajo a su gente y vende los productos en su región e incluso en Estados a cientos de kilómetros de distancia. Piernilla nos facilitó un hotel abandonado para que acampáramos, nos dio luz, agua y hasta pescado para cenar. Su perro Scooby estuvo algo curioso por saber que llevábamos dentro de aquella caja transportadora que parecía un gato, husmeó un poco pero al simple silbido de su dueño corrió hacia sus pies.

A la mañana siguiente un espectáculo se dibujó ante nuestro ojos, aquella playa no se reservó nada… mostró todo su encanto y su belleza. Su marea baja dejaba al desnudo las marcas del agua en la arena, los surcos esculpidos por las saladas aguas del Atlántico. Las arenas no se definen… quieren ser sepias y otras luchan por mantenerse blancas… las dunas erguidas y majestuosas ponen su pecho al viento y la suave entrega de las aguas dulces del río parecen danzar con el mar.

Las piscinas naturales seducen la vista y los sentidos… las cálidas y transparentes aguas  encantan el espíritu… las suaves arenas parecen felpas que acarician los pies… y la persistente brisa refresca el alma y la piel.

marea alta
marea alta

el poder del viento
el poder del viento

La fuerza del viento se aprovecha de muchas formas, los rígidos molinos generan energía eólica mientras los aventureros prefieren combinar el surf con el parapenter en un deporte muy popular llamado kitesurf.

Cuando la marea sube la belleza se intensifica, el escenario cambia y los pescadores se lanzan a la suerte del mar. Algunos caminan hasta lograr un buen cardumen, otros optan por remar sus pequeñas balsas para moverse más lejos y más rápido, como compitiendo con el reloj y con las corrientes. Lanzan una y otra vez sus redes al agua, algunas veces logran robarle al mar lo que es suyo, otras veces el mar no les entrega nada. Pero eso no los desanima, estos hombres de piel curtida día a día vuelven para dialogar con las aguas… una comunicación ancestral, un oficio heredado, un instinto de conservación…

el camino de los pescadores
el camino de los pescadores

el arte de la pesca
el arte de la pesca

primeras escaladas
primeras escaladas

Con semejante paisaje natural nos despedíamos de la costa Brasileña, donde el sol nace cada mañana y trae consigo miles de historias, de vidas sencillas y convulsas, de tristezas y alegrías, de salados y dulces… Disfrutamos al máximo nuestros últimos días de sol y arena, de esa callada y a la vez audible meditación con el vaivén de las aguas, de aquella mezcla de placer y descanso… 3400 kilómetros pedaleados, 3400 kilómetros disfrutados, 3400 kilómetros de historias escritas en la arena.

Decirle adiós a la costa brasileña significó repasar cada momento vivido en ella, cada pueblo recorrido, cada historia de vida compartida. No se trata tan solo de pedalear por pedalear,  se trata de un viaje por la geografía de un país rico en cultura, en costumbres y en tradiciones. Se trata de aprender de cada día algo nuevo, de un crecimiento inevitable e imborrable que dibuja nuestra geografía interna.

Pedalinho en la playa
Pedalinho en la playa

HACIA AGUAS DULCES

Nuestra última etapa brasileña está por empezar, el pulmón del mundo, el corazón de América,  EL AMAZONAS devela sus secretos y nos compartirá sus encantos. Tomamos un autobús desde Fortaleza hasta Belem, fueron 28 horas de viaje para adelantar 1600 kilómetros; algo cansados pero sintiendo la fuerza del Amazonas llegamos a la capital del Estado de Pará, donde el Río más importante y grande del mundo deposita sus aguas al mar.

el muelle
el muelle

Desde acá tomaremos una embarcación que viajará río arriba por más de 5 días hasta adentrarnos en el estado Amazónico, Manaos será nuestra próxima capital estatal, pero a diferencia de las otras, esta está justo en el corazón de la Amazonía, donde la vegetación es exuberante, las especies animales son incalculables y donde habitan más del 98% de los indígenas del Brasil.

Serán muchas horas de barco, de dormir en hamaca, donde el Internet y los celulares no operan, serán horas dedicadas a descubrir como el ser humano ha logrado sobrevivir en esta abundancia de verdes…

Belem de Pará desde el balcón
Belem de Pará desde el balcón